Como parte del ciclo de literatura denominado Leo en Casa de Gregorio que lleva adelante la subsecretaría de Cultura, el grupo de narración oral Naranja Lima homenajeará a esta artista neuquina el sábado.

La subsecretaría de Cultura invita a una nueva edición del ciclo literario Leo en Casa de Gregorio, que se realizará este sábado a las 18 en el espacio cultural de la recientemente restaurada Casa del doctor Gregorio Álvarez, ubicada en Córdoba y Alderete de la ciudad de Neuquén. La entrada es libre y gratuita hasta agotar el límite de la sala, y la actividad es apta para todo público.

En esta oportunidad, el grupo de narración oral Naranja Lima llevará a cabo una contada en homenaje a la cuentacuentos Ileana Panelo que titularon Erase una vez, un cuento.

Panelo comenzó como cuentacuentos en 1988. En aquel entonces trabajaba en las bibliotecas populares de la provincia, y es allí donde surgió el Movimiento Cuentacuentos de América. Luego, se desempeñó durante 18 años en esta tarea lúdico-expresiva en el hospital Castro Rendón, llevando historias a chicos y grandes internados en el lugar.

El grupo de cuentacuentos Naranja Lima está constituido por seis integrantes de diversa trayectoria en la docencia, en radio y trabajo social. Ellos son Marta Russo, Marisa Iturriós, María del Carmen Núñez, Nélida Valdomero, Enrique Fernández y Elida Noemí Sifuentes. Cuatro de ellos forman parte del Grupo de Cuentacuentos del hospital Castro Rendón. Además, han hecho presentaciones en distintos espacios culturales y privados.

Desde la subsecretaría de Cultura se indicó que los integrantes del grupo están formados en la Escuela de Narración Oral y participaron de los talleres de Ileana Panelo y otras capacitaciones orientadas al uso de la voz, expresión corporal y distintas técnicas de narración. Además, están unidos por el gusto por la lectura y la certeza de que la narración oral es un arte, un espectáculo lúdico y entretenido, pero con repercusiones personales.

Se agregó que toman historias populares anónimas, historias literarias de autor, poemas, tradiciones familiares y anécdotas, los recrean y adaptan a lo oral, preservando la voz hablada, “el escucharnos, el compartir la palabra que nos concreta como pares y que, con sus temas, crea identidad”.