“El país importa naftas y lo hace sin el pago del impuesto a la transferencia de combustibles. En cambio, cuando un refinador local vende naftas se le grava con el impuesto”, explicó Sapag e informó que el lunes volverá a reunirse para buscar soluciones a los problemas de rentabilidad de las pequeñas refinerías.

El gobernador Jorge Sapag informó que el lunes próximo volverá a reunirse en Buenos Aires con funcionarios nacionales para analizar la situación de pequeñas refinerías que operan en la provincia. “Estamos muy preocupados por dar una solución definitiva”, aseguró.

Dijo que el tema se planteó el miércoles al ministro de Economía y Finanzas Públicas de la Nación, Axel Kicillof y aseguró que “lo vi con muy buena predisposición”. “Le dijimos que era urgente el estudio y que queremos una solución rápida”, porque “necesitamos encontrar una solución de fondo para darles rentabilidad”, expresó.

Sapag explicó que “las pequeñas refinerías, como Petrolera Argentina, Fox Petrol y New American Oil, que están radicadas una en Senillosa y dos en Plaza Huincul, tienen el problema de que son pequeñas, tienen que comprar el petróleo y, como agravante, tienen que competir con las naftas importadas”.

“El país importa naftas y lo hace sin el pago del impuesto a las transferencias de combustibles. En cambio, cuando un refinador local vende naftas se le grava con el impuesto. Lo que se pide es la igualdad de tratamiento con la refinería del extranjero que la exporta a la Argentina”, señaló.

El mandatario comentó que “pedimos que se vea cómo se articulan acciones, no para derogar un impuesto, pero sí para que en el caso de las refinerías pequeñas se subsidie ese impuesto, de manera de tener una igualdad de tratamiento con el exportador del extranjero que nos manda por ahora el combustible a la Argentina, porque pensamos que dentro de cinco, seis o siete años vamos a lograr el autoabastecimiento con todo lo que se está haciendo”.

Sapag dijo que Axel Kicillof “se mostró muy abierto y muy de acuerdo con la parte equitativa que significa esto”, y comentó que le planteó al ministro que “la ley de expropiación de YPF en su artículo primero dice: declarase de interés público nacional la exploración, extracción, refinación, transporte y comercialización de gas y petróleo, combustibles, etcétera”.

“Si es de interés público nacional, que estas compañías, sobre todo aquellas que también han sido beneficiarias del Refino Plus, reciban un tratamiento igualitario con las refinerías del extranjero que están exportando naftas a la Argentina. Para la Nación representa costo cero, porque el impuesto a las transferencias de combustible no lo cobra de las naftas importadas. Si colapsaran -que no lo vamos a permitir- las empresas refinadoras locales por esa competencia, estaríamos en un problema”, añadió.

Sapag indicó que las pequeñas refinerías se ven perjudicadas por el aumento del precio del petróleo. “Cuando yo asumí en 2007 estaba en 42 dólares, hoy está en 80 dólares. Eso a las refinerías grandes, sobre todo a las que están integradas con YPF, no les significa mayores problemas, porque en definitiva están integradas verticalmente, producen su propia materia prima, le agregan valor y pueden amortiguar el impacto”, detalló.

Por último, aseveró que en estos momentos el problema de las pequeñas refinerías “es que no tienen rentabilidad, entonces están trabajando a pérdida”. “Al mismo tiempo, necesitamos que YPF les compre a estas refinadoras pequeñas para poder abastecer el mercado. Es decir, no pretendemos que YPF se haga cargo del costo del impuesto a las transferencias de combustibles, eso lo queremos resolver los gobiernos nacional y provincial”, concluyó.