En lo que va del año, el rubro financiero ocupa el primer puesto en el ranking de denuncias.

Un relevamiento realizado por la dirección provincial de Protección al Consumidor del ministerio de Ciudadanía estableció que, en lo que va de 2019, el rubro financiero ocupa el primer puesto en el ranking de denuncias. Ante este escenario, el organismo establece una serie de recomendaciones y sugerencias a la hora de financiar las compras mediante la adquisición de créditos, en particular los que se solicitan de manera online.

En la actualidad existen varias empresas que ofrecen préstamos de créditos por internet, en los que el consumidor puede recibir dinero en efectivo con sólo un clic. Sin embargo, estas aparentes facilidades, en reiterados casos terminan convirtiéndose en serias complicaciones.

Si bien es cierto que no todas las firmas que se dedican a ofrecer créditos por medio de internet violan los derechos de los consumidores, la cantidad de denuncias recibidas obliga a la dirección provincial de Protección al Consumidor a desaconsejar tomar créditos online, con el fin prevenir futuros daños a los consumidores de la provincia del Neuquén.

Los problemas más frecuentes son altas tasas de intereses que muchas veces pasan desapercibidos por el consumidor. Estas tasas tienen relación con el elevado riesgo que le significa a estas empresas dar este tipo de créditos a sus clientes (que muchas veces no califican en los sistemas tradicionales de acceso al crédito). También debe tenerse en cuenta que, cuando el cliente entra en mora, a las tasas originales se le suman las tasas de interés moratorias, que hacen crecer exponencialmente la deuda hasta convertirlas en “impagables”.

El riesgo de pagar mediante débitos bancarios directos: mediante el otorgamiento del número de CBU y una autorización expresa, el consumidor coloca a las empresas en condiciones de retener las sumas de dinero que ellos disponen. Hay que tener sumo cuidado con esta modalidad de pago, dado que permite a las empresas cometer abusos e ilegalidades.

En relación con este tema, Protección al Consumidor ha recibido incontables denuncias por parte de consumidores que sufren descuentos en sus cuentas por un plazo mayor al convenido o por sumas que exceden lo pactado.

En otros casos también se advierte que las empresas logran que el consumidor ingrese su CBU antes de que el sistema les informe el monto y cantidad de cuotas que deberá pagar, llevándose el consumidor lamentables sorpresas cuando comienzan los descuentos.

Otro problema que enfrenta este tipo de propuestas es la falta de atención personalizada. La ausencia de canales de atención personalizada, y las eternas esperas que se generan a la hora de realizar un reclamo telefónico, atentan directamente contra los consumidores. Por eso resulta fundamental que las empresas cuenten con oficinas atendidas por personas, que puedan responder las demandas.

Se recomienda en caso de necesitar un crédito, gestionarlo con empresas de reconocida solvencia y seriedad, asegurándose que tengan oficinas con atención al público. Recordar que, ante una compra o contratación por Internet, existe un plazo de diez días para arrepentirse de la compra y deshacer la misma.

Además de exigir siempre una copia del contrato que se firmó, o un correo electrónico en los casos de compra por internet, donde queden escritas y constatadas todas las condiciones ofrecidas. Prestar atención a que se detalle el interés total cobrado, y los intereses por pago fuera de término.

Finalmente, desde el organismo se solicita a quien fuese engañado, Iniciar el reclamo ante las oficinas de la dirección provincial de Protección al Consumidor, relatando todo lo que paso en una nota, y acompañando junto con una copia de DNI todas las pruebas obtenidas, de modo que la denuncia sea completa y así poder tener mayores posibilidades de solucionar el conflicto