Se presentó un estudio realizado por recomendación de la secretaría del COPADE, con financiamiento del Consejo Federal de Inversiones (CFI). Incluye a ambas localidades ubicadas a 10 kilómetros de distancia en dos provincias diferentes.

Hoy se presentó el resultado de una asistencia técnica financiada por el Consejo Federal de Inversiones (CFI) para identificar y seleccionar los sitios con mayor aptitud para la instalación del relleno sanitario de San Patricio del Chañar y la vecina localidad rionegrina de Campo Grande. El objetivo de este trabajo conjunto fue contribuir a la búsqueda de una solución, de modo regional e interprovincial, al problema de los residuos sólidos urbanos (RSU) que tienen ambas comunidades distantes apenas diez kilómetros.

La necesidad de contar con tal estudio fue detectada por la secretaría de Planificación y Acción para el Desarrollo-COPADE durante las reuniones realizadas con autoridades de San Patricio del Chañar durante el proceso de elaboración de su agenda de desarrollo local. La cercanía que presenta con la citada localidad rionegrina, sumada al hecho de que ambas poseen basurales a cielo abierto, motivó a los intendentes Ramón Oses y Pedro Dantas a buscar una alternativa de solución en común para mejorar la calidad de vida de los pobladores.

Debido a que el estudio evaluó posibles zonas de disposición final de residuos tanto en la provincia del Neuquén como en la de Río Negro, el financiamiento contó con aportes de las dos Unidades de Enlace Provinciales del CFI.

En la entrega del informe final, efectuada este mediodía en Campo Grande, estuvieron presentes los dos jefes comunales; el secretario de Planificación y Acción para el Desarrollo-COPADE, Sebastián González y la arquitecta Laura Perilli, de quienes dependen las unidades operadoras provinciales del CFI en Neuquén y Río Negro; el equipo consultor encargado de llevar a cabo esta tarea; y la secretaria de Medio Ambiente de la provincia de Río Negro, Dina Migani, entre otras autoridades.

Se espera que este estudio repercuta a nivel regional y sea el puntapié inicial para una correcta gestión integral de los RSU. Los resultados obtenidos por los consultores servirán como base o guía para los numerosos municipios que deseen emprender la tarea de sanear sus basurales a cielo abierto para reemplazarlos por rellenos sanitarios, dando inicio así a una gestión responsable de los RSU.

Los basurales a cielo abierto no constituyen un sitio de disposición final adecuado debido a que pueden impactar de forma negativa en la calidad ambiental de las poblaciones aledañas, principalmente por la posibilidad de que se dispersen los residuos, se degrade la calidad visual del entorno, proliferen vectores, se generen incendios, se contamine el suelo y haya malos olores.

La gestión de los RSU en la provincia del Neuquén se caracteriza por la predominancia de basurales a cielo abierto como sitio de disposición final, según un diagnóstico elaborado por la secretaría del COPADE en conjunto con la subsecretaría de Ambiente.

A través de la Ley Provincial N° 2648, sancionada en 2009, Neuquén adhirió a la Ley Nacional N° 25916 de Gestión de Residuos Domiciliarios. Esta norma establece los Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental para la Gestión Integral de RSU y en su artículo N° 2, inciso “e”, plantea claramente que deben “erradicarse los basurales a cielo abierto y todo tipo de tratamiento inadecuado de los residuos sólidos urbanos dentro del territorio provincial”.

En tal sentido, la iniciativa de los gobiernos municipales de San Patricio del Chañar y de Campo Grande para evaluar posibles sitios de emplazamiento de un relleno sanitario constituye un primer paso para adecuarse a las exigencias de las normativas vigentes y representa el primer antecedente de trabajo conjunto entre dos municipios de distintas provincias para la resolución de la problemática ambiental de RSU.

También en Centenario

Otra asistencia técnica del CFI que finalizó recientemente fue requerida al gobierno de la provincia del Neuquén por la municipalidad de Centenario. Consistió en la elaboración del proyecto ejecutivo de abastecimiento de energía eléctrica y alumbrado público a 60 manzanas, ubicadas al límite del ejido de la localidad.

El trazado urbano actual y la necesidad de expansión hicieron que el crecimiento poblacional se impulsara hacia la segunda meseta de la localidad, en concordancia a lo previsto en el Código de Ordenamiento Urbano y Rural. La municipalidad solicitó, a través del COPADE, el financiamiento del CFI para la realización del proyecto ejecutivo para una obra que, al concretarse, beneficiará aproximadamente a 1.120 familias.

La asistencia fue coordinada por Héctor Sifón en conjunto con un equipo de profesionales. El trabajo demandó ocho meses y comprendió la realización de los estudios, la ingeniería de detalle y gestiones asociadas a esta actividad para el proyecto de las redes de media y baja tensión, las subestaciones transformadoras de distribución y la del alumbrado público en el área mencionada.

La necesidad de contar con tal estudio fue detectada por la secretaría de Planificación y Acción para el Desarrollo-COPADE durante las reuniones realizadas.