Desde el área de Producción destacaron el valor que tiene esta agricultura generada para el autoconsumo familiar y que en la provincia suma más de 3.000 productores.

La subsecretaria de Producción, Amalia Sapag se refirió a los principales aspectos en los que se trabaja desde el área a su cargo y aseguró que “la realidad de la provincia es diversa, por lo que tenemos bastante trabajo por hacer con los pequeños, medianos y grandes productores, en función de las zonas en las que se encuentran, si son de secano o si están en el valle, lugar en el que se desarrolla más fuertemente la fruticultura”.

Destacó que si bien en el Ingreso Bruto provincial el aporte más importante proviene de la fruticultura, “se trabaja intensamente con el resto de los productores porque es muy importante el valor que tiene la agricultura familiar, que se genera para el autoconsumo familiar, de los más de 3.000 productores que viven en la provincia”, indicó. Luego subrayó que “quizás los números de esta agricultura no son relevantes a nivel macroeconómico, pero sí lo son para todas las familias productoras”.

Aclaró que si bien desde el punto de vista económico “la fruticultura es la rama que más aporta a la provincia, nunca perdemos de vista el área de secano y los productores ganaderos principalmente”. En este sentido, Neuquén “es una de las únicas provincias que tiene una ley de Incentivo Ganadero, que está vigente desde hace varios años y que se ha ido mejorando a lo largo del tiempo”.

De este modo, se ha podido “reconocer la calidad de la producción, porque este incentivo lo que hace es pagar un poco más al que mejor hace las cosas”, dijo y explicó que “por ejemplo se abona un diferencial al que esquila con sistema Prolana, que es el sistema de mejoramiento tecnológico de bajo costo impulsado por el ministerio de Agroindustria de la Nación; también a la comercialización del chivito; y este año se incorporó un precio importante para los animales de refugo”.

“Este incentivo se ve reflejado en los incrementos en los kilos de lana que se producen, de mohair, aunque tenemos que trabajar fuertemente con la carne para disminuir la informalidad y para esto la red de mataderos que se están poniendo en marcha va a ser muy importante”, destacó.

Apuesta al forraje

La funcionaria provincial sostuvo que “el gran desafío que tenemos es trabajar en la producción forrajera, porque en la época de sequía extrema o de nevadas hay que tener forraje más cerca de cada localidad”. En este sentido, aseguró que el objetivo es “incrementar esta producción en el valle y también en aquellas zonas del norte neuquino o en el sur en las que pequeñas superficies de pasturas implantadas pueden ayudar”.

Recordó que bajo la órbita de la subsecretaría de Producción está vigente el Programa Forrajero, y también desde el Centro Pyme-Adeneu se trabaja para fomentar la siembra con medianos y grandes productores de toda la provincia.