Mediante la firma de una carta de intención, la Provincia se comprometió a articular acciones para impulsar el estudio y promoción de las inversiones en sistemas de riego sostenibles.

El ministro de Desarrollo Territorial, Leandro Bertoya, firmó ayer una carta de intención con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) con el objetivo de establecer un Programa de Cooperación. La iniciativa promueve la articulación de acciones y fomenta inversiones en sistemas de riego sostenibles para la adecuada incorporación de la agricultura familiar y comercial.

La firma se realizó durante el taller “La problemática del riego en Río Negro. Mejora en las áreas existentes y desarrollo de nuevas áreas» llevado a cabo en el Centro Municipal de Cultura de Viedma, Río Negro.

Al acto de apertura asistió el gobernador rionegrino Alberto Weretilneck y el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Carlos Casamiquela. También estuvieron presentes el ministro de Agricultura de Río Negro, Haroldo Lebed, y el coordinador ejecutivo de la Unidad de Cambio Rural (UCAR), Jorge Neme.

En la oportunidad se presentaron los logros de la UCAR-Prosap en agricultura irrigada así como los estudios en curso por parte de la FAO, entre ellos, el estudio del potencial de ampliación de riego en la Argentina.

Según detalla el documento, el gobierno provincial “tiene la intención de poner a disposición los recursos humanos y financieros necesarios para el establecimiento de equipos de profesionales que formarían proyectos específicos de asistencia técnica ejecutados por FAO en la provincia bajo la forma de fondos de fideicomiso”.

En tanto la FAO pondrá a disposición de la Provincia los conocimientos técnicos e instrumentos metodológicos que sean necesarios, en conformidad con las normas, reglamentos y procedimientos financieros de tal organismo.

Mientras que la Provincia se comprometió a “promover que los beneficiarios se articulen con las otras acciones a fines de garantizar el desarrollo integral y la sostenibilidad de la intervención”.

La participación neuquina surgió a partir del trabajo que viene desarrollando la subsecretaría de Planificación y Acción para el Desarrollo- Copade para conformar un equipo regional de trabajo de la FAO en Neuquén y Río Negro, con el objetivo de trabajar de manera articulada con miras a crear y fortalecer capacidades locales.

Para ello se consideró que ambas provincias disponen de un potencial considerable de agua y tierra para el desarrollo agropecuario que desean aprovechar y, a la vez, poseen extensas áreas de riego en funcionamiento que, en algunos casos, requieren actualización tecnológica para mejorar o aumentar la competitividad.

La razón de ser de este equipo regional de trabajo es promover la agricultura irrigada y avanzar hacia un desarrollo más equilibrado entre los sectores económicos de cada provincia, aportando beneficios ambientales, económicos y sociales.

El encuentro fue organizado por la UCAR del ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

El objetivo fue establecer un diálogo entre los distintos actores involucrados en el desarrollo de la agricultura irrigada sobre los diferentes problemas que debieran abordarse en cada una de las áreas bajo riego (en el caso rionegrino: Alto Valle, Valle Medio y el Instituto de Desarrollo del Valle Inferior).

También busca analizar y discutir las propuestas que surjan para lograr avances en la formulación de un programa provincial que contemple inversiones, asistencia técnica, apoyo a los nuevos negocios y diseño de políticas públicas y alianzas público-privadas que faciliten y estimulen nuevos desarrollos.