Desde la cartera sanitaria se habilitó una planilla para efectuar denuncias de incumplimiento de la Ley N° 2572 que rige sobre la prohibición de fumar en ámbitos públicos.

A fin de fomentar la disponibilidad de ambientes libres de humo de tabaco en instituciones públicas de la provincia, se encuentra vigente una planilla de recepción de denuncias por incumplimiento de la Ley N° 2572 que rige sobre la prohibición de fumar en ámbitos públicos. Los interesados en acceder al documento pueden hacerlo a través de la página web www.saludneuquen.gov.ar

La iniciativa surgió desde el Área Control del Tabaco, el departamento de Promoción de la Salud Colectiva y la dirección general de Atención Primaria de la Salud, para “establecer algún mecanismo que nos permita intervenir frente a denuncias de incumplimiento de la ley en instituciones que dependen del poder público provincial”, comentó Beatriz Dinia, del Área de Control del Tabaco.

Así a través de un link desde la página web del ministerio de Salud, las personas que quieran denunciar el incumplimiento de la Ley N° 2572 de Ambientes Libres de Humo de Tabaco en Instituciones Públicas de la provincia de Neuquén, lo pueden hacer.

“Esto de alguna manera nos abre la puerta para iniciar algunas acciones, siempre bajo el respaldo que nos da la vigencia de la ley y también la Resolución Ministerial Nº 1789/13 que fue creada desde el organismo, autoridad de aplicación de la ley”, explicó Dinia.

La resolución designa a la dirección provincial de Calidad de la Gestión de la cartera sanitaria como autoridad de aplicación de los procedimientos de recepción y tramitación de denuncias para los casos de incumplimiento.

Procedimiento

La planilla incluye datos sobre la dependencia en la que se incumple la ley, especificaciones sobre el lugar físico y otros datos. También se puede aportar otra información, como si se solicitó alguna vez que no se fume en el lugar denunciado, si hay carteles de prohibición de fumar, alguna mención a la Ley Nº 2572, como así también realizar observaciones. Los datos que se solicitan no son todos obligatorios, pero brindan información útil para abordar la situación en el lugar.

Una vez que se recibe la denuncia, “el objetivo es tratar de acordar algún tipo de encuentro con los encargados del lugar en el que se supone que se está incumpliendo con la norma”, comentó la referente.

En este encuentro “proponemos propuestas de trabajo, porque nuestros pasos a seguir no persiguen un fin penalizador, sino que el objetivo es lograr que se entiendan los beneficios reales de sostener ambientes libres de humo de tabaco”, manifestó Dinia.

La planilla de recepción de denuncia también puede ser utilizada para otros organismos que no dependan del Estado, y en esos casos se derivará a personal facultado para efectuar la inspección correspondiente.

La Ley Provincial N° 2572/07 prohíbe fumar en edificios públicos dependientes de los tres poderes del Estado –a nivel provincial, municipal y comisiones de fomento–, incluidos los organismos descentralizados, tengan o no atención al público; en los establecimientos comerciales, industriales y/o de servicios y/o cualquier otro tipo de institución pública o privada de uso público con ambientes cerrados localizadas en el territorio de la provincia, como así también en los medios de transporte público de todo tipo y distancia, mientras transiten por el territorio provincial.

Tal como lo expresa la ley, la autoridad de aplicación es el ministerio de Salud y todo aquel organismo específico cuya competencia se lo permita a través de los correspondientes convenios.

Los espacios libres de humo

La exposición de los no fumadores al humo de tabaco ambiental (HTA) es un factor de riesgo para diversas enfermedades, algunas inocuas y otras que pueden causar la muerte.

El humo del cigarrillo no sólo es dañino para el fumador sino también para todos aquellos que lo rodean. Estar expuesto a HTA es estar expuesto a 7.000 sustancias tóxicas y casi 70 cancerígenas que contiene el humo del tabaco.

Puede causar efectos inmediatos o a largo plazo. En cuanto a los inmediatos, son similares en niños y en adultos, e incluyen irritación de los ojos, la nariz, la garganta y los pulmones, dolor de cabeza, náuseas y mareos.

Los ambientes libres de humo de tabaco protegen a los fumadores, colaboran en el abandono del hábito, disminuyen un 30 por ciento el consumo de tabaco y la exposición a sustancias tóxicas. Además, protegen a los no fumadores, disminuye la exposición a sustancias tóxicas, las enfermedades y consultas al médico y previenen el inicio de consumo.