Se trata de una herramienta de financiamiento de uso colectivo, solidaria y autogestionada por las organizaciones de productores. Beneficia aspectos productivos, de comercialización y a las organizaciones en sí.

Mediante un programa provincial, se encuentran en funcionamiento más de 30 fondos rotatorios por un monto total de 19 millones de pesos y que benefician a 1.413 personas.

“Esta herramienta con la que cuenta el ministerio de Producción e Industria es parte de un acompañamiento que se hace ya desde hace tiempo y mediante el que intentamos instalar en las organizaciones y comunidades una dinámica solidaria, que les deje un aprendizaje sobre el manejo de sus propios recursos, los independice y fortalezca”, señaló la subsecretaria de Producción, Amalia Sapag.

Recordó que “esta época es ideal para la compra de forraje, previo a la temporada invernal; muchas organizaciones que tienen fondos rotatorios en funcionamiento pudieron proveerse a tiempo con forraje y por eso queremos incentivarlos con un aporte mayor de fardos que premia ese trabajo mancomunado y la buena administración colectiva”.

En tanto, Ceferino Romero, de la Comisión Directiva de Ruca Choroi y encargado del Fondo Rotatorio de la comunidad, contó que su fondo “comenzó en marzo de 2019 con un viaje de pasto aportado por la Provincia que, en vez de repartirlo a la gente, decidimos hacerlo plata para poder comprar porque se complicaba mucho el tema de forraje en el invierno”.

Agregó que “lo hicimos para conseguir mejor precio para el productor, con la plata recaudada se logró comprar alrededor de 2.500 fardos de pasto, y juntamos más de 20 mil kilos de maíz; terminábamos de vender ese, hacíamos una nueva compra y hoy tenemos alrededor de 200 mil pesos en forraje”.

Romero indicó que “se hizo una compra de alrededor de 700 fardos” y explicó que “la idea es que al productor le llegue a menos precio de lo que puede conseguirlo, por ejemplo, con el barraquero que hoy lo tiene a 480 y nosotros lo estamos vendiendo aproximadamente a 330 pesos, beneficiando a unas 60 familias productoras”.

Además, sostuvo que “contamos con el apoyo de algunas instituciones que nos prestan los camiones para que no se nos encarezca por el traslado, le vamos sacando un porcentaje de más o menos 15 pesos por fardo para que el fondo se mantenga”.

Fondos destacados

Existen asociaciones y comunidades que se destacan por la utilización de esta herramienta como la AFR Mallín del Muerto, las comunidades Cheuquel y Millaín Currical, La Salada y la AFR Las Ovejas.

Por ejemplo, la AFR Mallín del Muerto tiene unos 45 integrantes y utiliza sus fondos para pre financiar forraje, polietileno, y trabajar con engordes caprino. Además incluye un botiquín sanitario. Comenzó su fondo con 302.946 pesos y hoy cuenta con 491.500 pesos. Desde su creación, en 2008, se ha mantenido e incrementado.

Por otra parte, el fondo de la comunidad Cheuquel, que comenzó con 290 mil pesos, acumula un fondo de 270 mil pesos. Cabe destacar, que los integrantes han alcanzado a hacer compras por hasta 900 mil pesos. El mismo está destinado en un 90 por ciento a la compra de forraje y un 10 por ciento a compras de infraestructura.

Asimismo, Millaín Currical comenzó con 270 mil pesos y actualmente tiene 546 mil pesos. Cuenta con 140 integrantes y está destinado a la provisión de fardos   y alimento balanceado. En tanto, La Salada que comenzó con 338.848 pesos y tiene 32 beneficiarios. Tiene un fondo actual de 570 mil pesos para fardos, cubos y alimento balanceado. Por último, la AFR Las Ovejas, tiene 52 beneficiarios y un fondo inicial de 486.096 pesos para proveerse de alimento, maíz y avena.