La Coordinación General de Salud Ocupacional concientiza a mujeres, de entre 26 y 59 años de la administración pública provincial, en la necesidad de realizarse el control ginecológico correspondiente para la detección del cáncer de cuello de útero.

Desde el año 2010 la Coordinación General de Salud Ocupacional, dependiente del ministerio de Coordinación de Gabinete, Seguridad y Trabajo, realiza la tarea de concientizar a todas las mujeres de entre 26 y 59 años -que trabajan en el ámbito de la administración pública provincial- en la necesidad de realizarse el control ginecológico correspondiente para la detección del cáncer de cuello de útero, a través del programa preventivo “Vos te lo merecés”.

En la Argentina, el cáncer de cuello de útero es el segundo cáncer más diagnosticado en las mujeres. Se estima que cada año se diagnostican alrededor de 3 mil casos nuevos y mueren aproximadamente 1.600 mujeres a causa de la enfermedad.

A partir de datos estadísticos proporcionados por el Instituto de Seguridad Social del Neuquén (ISSN), mediante un convenio de cooperación inter-institucional, se observó que en el año 2010 solo el 30 por ciento de las mujeres que trabajan en la administración pública, se realizaban este control ginecológico.

Luego de un trabajo en conjunto con los diferentes organismos consistente en talleres y charlas informativas, entre otras actividades, se ha logrado el inicio de un proceso de toma de conciencia sobre los beneficios que le trae a la persona la realización periódica de este exámen.

Hoy, el 69 por ciento de las mujeres que prestan sus tareas en la administración se han realizado el exámen, el que debe repetirse cada tres años después de dos resultados normales consecutivos, o de lo contrario realizarse anualmete si se tiene una displasia moderada o grave, se está infectada con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), o su sistema inmunitario está debilitado.

Este estudio, llamado Papanicolau, se realiza en forma gratuita y se hace en pocos minutos. De una manera sencilla y rápida detecta alteraciones en las células que pueden producir cáncer y ayuda a detectar problemas en sus etapas iniciales.