Se eligieron dos titulares y dos suplentes. La actividad fue convocada en el marco de la Ley Provincial de Trashumancia Nº 3016.

Los productores trashumantes de la zona norte de la provincia del Neuquén eligieron a sus representantes para la Comisión de Huellas de Arreo. Fue el martes en Andacollo y resultaron electos como titulares Belisario Castillo de la comunidad Huayquillán-paraje Colipilli; y Héctor Erice del paraje Trailathué. Como suplentes quedaron Luciano Huenten de la comunidad Millaín Currical del paraje Huncal, y Ernesto Mendez de Leuto Caballo.

La actividad fue convocada en el marco de la Ley Provincial de Trashumancia Nº 3016 y su decreto reglamentario 1106/1. La subsecretaría de Producción del ministerio de Producción e Industria, que es el órgano de aplicación de dicha ley, fue el organismo encargado de la coordinación del encuentro.

La elección tuvo un encuentro preliminar en Zapala, donde los productores de zona centro eligieron como titulares a Blas Ortiz de Aguada de Chacay y Mario Carrasco, de Bajo La Guanaca. Fueron designados como suplentes Fabián Espinoza de Aguada de Sala y Marta Claleo de Santo Domingo.

Legislación

La ley tiene por objeto garantizar el derecho de las familias trashumantes de la provincia del Neuquén a transitar con su ganado por las huellas de arreo. La Comisión de Huellas de Arreo está integrada por representantes de la dirección provincial de Tierras, la subsecretaría de Producción, y cuatro representantes genuinos de pequeños productores. Estos últimos deben ser productores trashumantes avalados en espacios participativos de segundo grado.

Esta comisión tendrá la función de informar sobre los avances de la aplicación de la ley, conciliar los intereses de las familias trashumantes con la creación de huellas de arreo e infraestructura vinculadas con ellas; proponer programas, proyectos o normativas relacionadas con las familias trashumantes y las huellas de arreo; colaborar en la elaboración y difusión de campañas de promoción de las actividades de trashumancia, asesorar a los distintos organismos vinculados con la seguridad vial en materia de señalización y operativos, e intervenir en las modificaciones de las huellas de arreo que surjan como aplicación del artículo 15 de la ley.

En 1991 se sancionó la ley Nº 1934 y en 2012 la ley Nº 2809, además de establecerse ese año el Programa Provincial de Trashumancia, reconociendo la necesidad de mejorar las condiciones en que se realiza esta práctica ancestral. Desde esa fecha y hasta 2014 se avanzó en el trabajo de un proyecto integral para una Ley de Trashumancia; en 2015 se realizó la presentación del mismo y en 2016 quedó sancionada finalmente la Ley Provincial de Trashumancia Nº 3016.