Presentaron la Fiesta Nacional del Chivito en Chos Malal

julio 3, 2012

El gobernador Jorge Sapag y el intendente Rolando Figueroa encabezaron el acto. La fiesta se realizará desde el 22 noviembre con la participación de artistas nacionales y regionales.

El gobernador Jorge Sapag participó en Chos Malal de la presentación oficial de la 7º Edición de la Fiesta Nacional del Chivito, la Danza y la Canción.

El gobernador y el intendente Rolando Figueroa encabezaron este martes por la tarde el acto donde se adelantó que la fiesta se realizará entre el 22 y el 25 de noviembre en la localidad, con la participación de artistas nacionales y regionales. La actividad es un homenaje a las familias campesinas que aún practican la trashumancia. La actividad se realizó en el cine teatro municipal.

La celebración fue presentada oficialmente en Buenos Aires el martes 26 de junio. Allí se anunció la participación de artistas nacionales como Soledad Pastoruti, los Tekis y Jorge Rojas. También de artistas regionales como las Cantorcitas de Varvarco, el Negrito Riquelme, Quico Pino y Don Atilio Alarcón. También se ofrecerán espectáculos de danzas, jineteadas, destrezas criollas y comidas típicas.

En el acto estuvieron presentes la vicegobernadora Ana Pechen; el ministro de Desarrollo Territorial, Leandro Bertoya; y el ministro de Economía y Obras Públicas, Omar Gutiérrez.

Anteriormente, el gobernador junto a una comitiva de funcionarios provinciales y locales, visitó las obras de edificación de una nueva costanera, donde se restaurará el acceso al Torreón y se instalarán puestos informativos para incentivar el turismo interno y externo. Además se inaugurará un Centro Cultural para la revalorización histórica de la localidad. También visitaron el museo local.

Los fondos para estas obras ascienden a tres millones de pesos y fueron destinados por la provincia a través de un convenio con la localidad.

Durante la ceremonia, Sapag dijo que el “nuevo Centro Cultural recupera algo histórico, que es la ciudad de Chos Malal, que fue capital de la provincia”. Señaló que con la recuperación del Torreón y el viejo hotel (que será restaurado para construir el centro cultural) tenemos por delante un gran desafío y un gran trabajo”. Y agregó que además se está haciendo “un gran trabajo con la ruta 43”.

También remarcó los trabajos “en la costanera, para integrar todo el rio Curí Leuvú a la fisonomía de la ciudad”. Dijo que “es un gran desafío y Chos Malal se lo merece”.

El mandatario subrayó que hay que “apostar por el desarrollo y el crecimiento”, ya que “Chos Malal tiene un patrimonio histórico riquísimo”, y eso “hay que valorarlo y rescatarlo”.

“Yo los felicito por la tarea que están realizando”, dijo Sapag “requiere mucho tiempo, esfuerzo y les agradezco a los chosmalenses la oportunidad de demostrar que todos juntos podemos crecer y que Chos Malal pueda ser la capital histórica y cultural”.

Por otra parte, Figueroa presentó el concurso del proyecto de obra del Centro Cultural para el norte neuquino que se creará en Chos Malal y que tiene plazo de ejecución de un año. El concurso, de revalorización del caso histórico, contará con la financiación del Consejo Federal de Inversiones (CFI) y está destinado a arquitectos de todo el país. En la oportunidad se exhibió un prototipo de la obra. “Queremos que Chos Malal sea otra, que sea más linda, que se pueda recorrer y que el turista la pueda disfrutar”, señaló el intendente. Además anunció también que se trabaja en corredores turísticos con otros intendentes de la provincia. “Chos Malal tiene que ser el portal de la zona norte”, aseguró el intendente.

Por último, Bertoya anunció el otorgamiento de seis créditos por parte del IADEP para la renovación de flota de taxis de la localidad.

 

Historia

La Fiesta del Chivito surgió en 1988 como una iniciativa de la agrupación folclórica Centenario, un grupo de danzas de Chos Malal creado un año antes con motivo de los 100 años de la ciudad. El objetivo de la fiesta, que luego adquirió jerarquía nacional, fue desde entonces difundir aspectos culturales de la población del norte neuquino, una de las pocas regiones donde aún se practica la ganadería trashumante.

Las familias campesinas de esta zona se han dedicado por más de un siglo a la crianza de chivos. En invierno los animales permanecen en las denominadas “invernadas” que son generalmente tierras bajas con algunas pasturas. Antes del verano y luego de que se produzcan las pariciones, estas familias inician junto a sus animales el éxodo rumbo a la cordillera. Buscan llegar a la “veranada”, en lo alto de las montañas, donde abunda el agua y las pasturas para su ganado. Allí permanecen hasta entrado el otoño, época que indica el regreso a los campos bajos de la invernada.