El gobernador Gutiérrez participó de la entrega del proyecto para construir la caseta para la plaza “Los Abedules” para dar respuesta a las necesidades del personal municipal afectado a la custodia y resguardo de los espacios comunes. 

Esta mañana el gobernador Omar Gutiérrez y el intendente de la ciudad de Neuquén, Mariano Gaido, entregaron el proyecto ejecutivo para instalar una caseta y realizar mejoras paisajísticas en la plaza central del barrio Río Grande a los representantes de la comisión vecinal.

Participaron además el titular del COPADE, Pablo Gutiérrez Colantuono, y la directora general de Ordenamiento Territorial, Daniela Torrisi, encargados del proyecto elaborado por la arquitecta Carolina Ceballos. También estuvieron Marta Vega, Manuel Beroisa y Fabiola Platero, integrantes de la comisión vecinal.

El gobernador felicitó a los referentes de la comisión vecinal “con quienes hemos trabajado en forma conjunta viendo cómo planificar este espacio que surgió de la idea de los vecinos y vecinas.”

Durante la recorrida, Gutiérrez manifestó que “se trata de un trabajo en equipo para la participación ciudadana y de fortalecimiento institucional como estamos operando con las necesidades de la gente” y agregó que “en este caso tenemos el compromiso y la responsabilidad de planificar y de desarrollar la casa para el cuidador de este espacio verde en el barrio”.

Los trabajos de diseño se iniciaron el pasado 14 de septiembre junto con vecinalistas, vecinos y vecinas del lugar, y fueron claves para avanzar en el armado de una respuesta edilicia a la altura de los requerimientos elevados por la Comisión Vecinal del barrio al organismo provincial de Planificación.

Hoy se entregaron los planos y proyecto ejecutivo para la obra de una caseta, e intervención paisajística, que se realizará en Plaza “Los Abedules”, sobre la intersección de calles Nordestrom y Aconcagua.

La obra, de 27 metros cuadrados cubiertos, será financiada con fondos comunitarios a través de la comisión vecinal de barrio y buscará poner en valor el pasado de pioneros y viejos pobladores del Alto Valle de Neuquén y Río Negro.

Arquitectónicamente, se trata de una construcción en materiales tradicionales, que cuenta con subdivisiones espaciales para pañol de herramientas y sala de máquinas, baño, cocina y un espacio común para el trabajo y encuentro social de personal municipal y vecinos. Y se realizará sobre la explanada de la histórica glorieta apostada en uno de los laterales de la plaza.

Su ejecución está pensada en dos etapas sucesivas y colindantes, con ingresos peatonales que garanticen la accesibilidad de personas con movilidad reducida y/o discapacidad motriz. El proyecto para la plaza contó con asesoramiento de la subsecretaría de Discapacidad.

Según se indicó desde el área de Planificación Territorial del COPADE, la propuesta fue elaborada junto con la Comisión Vecinal y distintas personas que aportaron experiencias, miradas y expectativas sobre el resultado final del proyecto. Proceso que impactó en el perfil arquitectónico de la obra, así como en la incorporación de materiales tradicionales y de origen provincial.