Presentaron el plan de ordenamiento territorial para lote en Moquehue

mayo 31, 2012

La propuesta se concretó ayer en Aluminé, en la sede de la Corporación Interestadual Pulmari. Estuvo a cargo de Pablo Beitia, director de la Escuela de Arte y Arquitectura de la Universidad de El Salvador con sede en la ciudad autónoma de Buenos Aires.

Ayer, en instalaciones de la Corporación Interestadual Pulmari (CIP) en la localidad de Aluminé, se realizó la presentación de la propuesta del plan de reordenamiento territorial para el lote Nº 100 del poblado de Moquehue, ubicado a 15 kilómetros de Villa Pehuenia y bajo su ejido municipal.

La disertación estuvo a cargo del arquitecto Pablo Beitia, director de la Escuela de Arte y Arquitectura de la Universidad de El Salvador con sede en la ciudad autónoma de Buenos Aires y su equipo de colaboradores.

En la exposición estuvieron presentes miembros del directorio de la CIP; los subsecretarios de Tierras, Eduardo Ferraresso; del Copade e integrante del directorio de la CIP, Sebastián González; el presidente de la Delegación Regional 1º, del ministerio de Desarrollo Territorial, Eduardo Matkovic y el presidente del Colegio de Arquitectos de Neuquén, Alberto Pérez.

Cabe recordar que la participación del CIP en esta ocasión se circunscribe a que la corporación comparte límites territoriales con el lote 100. Se destacó el positivo trabajo conjunto de los participantes, tanto del Colegio de Arquitectos como de los representantes del ministerio y los directivos de la CIP.

El estudio y relevamiento del proyecto estuvo financiado por el Consejo Federal de Inversiones (CFI), y en la presentación del plan se destacó que se estudió de manera detallada el impacto ambiental del ordenamiento para mantener la calidad del suelo y recuperar los espacios afectados por los pobladores ya instalados en el lugar. Además, se tratará con particularidad el límite de personas para habitar el lugar y no generar un desequilibrio en el hábitat.

Otro de los aspectos de la exposición para destacar es la intención firme de preservar la identidad, tanto de los pueblos originarios asentados en el lugar como de esta villa como aldea de montaña. Este ordenamiento -una vez aprobado- tendrá un plazo de implementación de 20 o 30 años.

Al término de la presentación, Pablo Beitia señaló que “Moquehue tienen una doble virtud, ofrece un escenario de desarrollo general del turismo, y la interdependencia