Se trata de nuevas libretas que serán utilizadas para un seguimiento más completo del desarrollo de los bebés que nacen con menos de 2.500 gramos en la provincia.

El ministerio de Salud de la provincia presentó nuevas libretas de seguimiento, fichas de control y planillas de evaluación del programa de Seguimiento de Niños con Bajo Peso al Nacer (Probapen) a 200 agentes de salud que trabajan con niños y niñas de este grupo.

“Queremos estar presentes, muy cerca de todos estos niños y niñas que por distintas razones nacen con un peso menor a los 2.500 gramos y necesitan un cuidado especial”, explicó el titular de la cartera, Rubén Butigué. “Estas libretas y fichas nos permiten acercarnos, estar alertas y prevenir muchas complicaciones, no sólo desde lo asistencial, desde los controles y las vacunas, sino también incluyendo el crecimiento y su desarrollo integral”, agregó.

La jornada de actualización y capacitación se desarrolló el lunes y martes pasados para la Zona Sanitaria Metropolitana. Se había realizado a finales del año pasado en la Zona Sanitaria III, en un encuentro en Chos Malal; a principios de este año en San Martín y Junín de los Andes para el personal de Zona Sanitaria IV; y recientemente en Zapala, para Zona II, y en Cutral Co, para Zona V.

A cada encuentro asistieron referentes del programa y otros médicos, enfermeros, agentes sanitarios, psicólogos, asistentes sociales, kinesiólogos y fonoaudiólogos que trabajan con niños y niñas con bajo peso al nacer.

El Probapen se desarrolla en todos los establecimientos de salud de la provincia. Es un programa dedicado al acompañamiento ambulatorio de niños y niñas que nacieron con un peso menor a 2.500 gramos y a sus familias. Alrededor del 70% de estos niños son prematuros, mientras que los restantes nacieron a término y pesaron al nacer menos de 2.500 gramos.

“En los últimos años, la tendencia se mantiene entre el 6,5 por ciento y el 7,5 por ciento de los nacidos vivos al año”, comentó Silvia Araneo desde la coordinación del programa que comparte con Mariam Kacen.

En la presentación de las nuevas herramientas se indicó que, según los registros, en 2011 nacieron 140 bebés con un peso menor a 1.500 gramos, lo que representa el 1 por ciento de los nacidos vivos; 574 bebés de 1.500 a 2.499 gramos, que representan el 5 por ciento; y 10.691 niños y niñas que superaron los 2.500 grs. y representan al 94 por ciento.

Los niños de bajo peso al nacer son un grupo vulnerable, porque tienen mayores posibilidades de enfermar, tener complicaciones y morir. “Siempre nos encontramos con que son los que más contribuyen con la mortalidad, porque el 60% de la mortalidad infantil está en este grupo”, expresó Kacen y agregó que “el seguimiento diferenciado en la actualidad y en nuestra provincia obtuvo cifras alentadoras de sobrevida para este grupo”.

Actualizaciones

Las nuevas libretas de salud, fichas de control y planillas de evaluación incorporan cambios en la forma de evaluar a los niños y en las curvas de crecimiento con las cuales se evalúa a los chicos. Además, a nivel provincial se adhirió a la teoría de la evaluación del desarrollo infantil, que también está incorporada a las nuevas herramientas.

Sobre esta teoría, Araneo explicó que “se incorporan herramientas para evaluar el movimiento espontáneo de los chicos y para actuar en el entorno, dónde se desarrollan los chicos, en dónde viven, cómo es la casa y dónde pasan la mayor parte del tiempo. Esto contempla una mirada más integral, que incluye a la salud psicosocial”.