Alberto (Weretilneck, gobernador de Río Negro) una gran alegría junto a tu gabinete, a los intendentes de las distintas ciudades de Río Negro que han llegado hasta aquí, los de la provincia, público, medios de prensa, a todos. La verdad que es un momento de fuerte unidad.

Se ha venido trabajando muy fuerte y la verdad que cuando empezábamos teníamos la idea nada más, no sabíamos cómo lo íbamos a poder estructurar. Si iba a terminar bien esta primera etapa, si iba a confluir en un principio de ideas homogeneizadas y acordadas o no. Hay distintas realidades geográficas, distintas culturas. Somos y hemos sido provincias hermanas y unidas, como hoy decía Alberto por ahí, Bariloche con Villa La Angostura, San Martín y Junín; Neuquén, Plottier y Centenario con Cinco Saltos y Cipolletti; Catriel con Rincón (de los Sauces). Pero fue un momento de una gran apuesta.

Lo primero para mi es agradecer y felicitar a todos los que le pusieron el hombro a esta idea porque han logrado un gran punto de partida. Es mucho el esfuerzo que se le ha metido pero es tan también solo eso, el punto de partida. Nos hemos encontrado en el diálogo, en las ideas, en el trabajo, en una participación efectiva, pero ahora con este plan es tiempo de ir a la acción, al trabajo. Para qué, para lograr un gran objetivo: que cada día, un neuquino, un rionegrino, un argentino, cada día uno menos entre en los consumos problemáticos, en la droga y el alcohol, el alcohol y las drogas. Y allí donde llegamos lamentablemente tarde, para que cada día un neuquino, un rionegrino y un argentino más, salga de la droga y el alcohol.

Yo quiero decirles que de la mano de la droga y el alcohol no se progresa, no se crece, no se desarrolla, no se es feliz. Como dice el Papa (Francisco Bergoglio), son placeres efímeros. Yo elijo el respeto a la vida del otro, esta lucha contra la indiferencia que nos plantea el Papa. Aquel que se droga o entra en el alcohol no le tiende un puente de amor al otro, gana la indiferencia porque sobre todo se está atacando a sí mismo. Y es mentira eso de que entro porque se cuándo y cómo salgo. Es mentira que se entra y se sale porque se entra y luego no se sabe cómo se sale.

Yo estoy feliz  de haber tomado esa decisión cuando tenía 17 años y me fue ofrecida la droga. Nunca me arrepentí de haber elegido el fútbol, el deporte, la cultura. Y eran otros tiempos, no había canchas de fútbol sintético, nosotros jugábamos al fútbol en la canchita de los militares en la calle Buenos Aires, aquí muy cerca, e Islas Malvinas y la tierra y la piedra era un adversario que había que amagar y eliminar, formaba parte del desafío de ese juego.

Entonces con Río Negro estamos felices del día de hoy, y vamos a hacer todos los esfuerzos que estén al alcance de la mano para invertir en educación, en deporte, en cultura porque sobre todo confiamos en cada uno de ustedes. En esta demostración quedó claro las ganas que hay de transpirar la camiseta y obtener este triunfo contra la droga y el alcohol, el alcohol y la droga. Por ahí dicen que de la mano de esto uno elimina prejuicios y se desinhibe.

Yo también confío en esta nueva camada, en esta nueva generación de la juventud, vienen libres, sin prejuicios, pero vienen con una actitud de amor, de compromiso y de respeto con el otro porque respetan la ideología y el pensamiento de cada rionegrino, de cada neuquino venga de donde venga, tenga las expectativas y las ideas que tenga.

Nosotros, si no hubiésemos priorizado este objetivo no hubiésemos podido construir este día histórico: la primera vez en la historia que los gobiernos de Río Negro y Neuquén lanzan un plan de abordaje integral en una problemática tan fuerte. Es una demostración muy fuerte y muy clara para toda la sociedad, para todos los rionegrinos y para todos los neuquinos, pero sobre todo para todo el pueblo argentino. Para decir basta, no queremos más droga, no queremos más alcohol.

El consumo de la droga es un problema de salud y lo vamos a trabajar en forma preventiva con este plan. Ahora, el tráfico y el narcotráfico es un delito y vamos a poner todas las herramientas, los recursos y las decisiones políticas que tengamos que llevar adelante para atacar, como bien se dijo anteriormente, la oferta y la demanda.

Por último, quiero decirles que yo estoy convencido de que estamos jugando un partido rumbo al triunfo, porque los valores del amor, del respeto, del esfuerzo, de la responsabilidad compartida son los que nos alejan del consumo de la droga y el alcohol, son los valores que nos enseñaron nuestros padres y nuestros abuelos.

Nosotros tenemos una responsabilidad en esta etapa generacional, parir las condiciones para fortalecer y garantizar el porvenir y el futuro. Eso es cumplir con un mandato de la historia, con ese coraje, compromiso, responsabilidad y amor que nuestros padres y abuelos parieron una oportunidad para nosotros. Ahora nos toca a nosotros cumplir con ese compromiso de honor, tenemos que transferir esos valores a nuestros hijos, nuestros nietos para generar progreso de una sociedad como la que hoy nosotros tenemos. No tengamos miedo, no es un tabú, los invito a que lo hablemos.

El otro día aquí en un foro de Ciencia y Tecnología, repleto el Auditorio de chicos de cuatro y quinto año lo pudimos hablar; hay que hablarlo, con los hijos, con los hermanos, con los tíos. Este programa va hacia la juventud pero jóvenes somos todos; mi abuelo con 101 años es joven porque tiene ganas de vivir en cada consejo, en cada idea, hasta quiere ahora cambiar el coche de vuelta; entonces la juventud pasa por las ganas que tenemos no por la edad. Y en este flagelo ataca a todos por igual, tengas la edad que tengas.

Estoy convencido que nosotros tenemos las herramientas, y si faltaba algo está acá, el mensaje claro y contundente de la representatividad legítima de la sociedad de que este es el camino. Los invito a que repliquemos en las redes lo que nosotros queremos elegir; lo que elegimos siempre por lo cual hoy hemos llegado hasta aquí. Tenemos un compromiso de honor con esa historia.

Estoy convencido que a lo largo y a lo ancho de todo Neuquén y de todo Río Negro con vos Alberto (Weretilneck) a la cabeza vamos a contagiar a cada rionegrino y a cada neuquino para dejar atrás esta etapa de consumos problemáticos; y para que cada día cada rionegrino y cada neuquino sea un poquito más feliz. Vamos unidos, que nosotros estamos convencidos que podemos.

Si alguna vez se planteó la idea de una política regional Río Negro y Neuquén y no se cristalizó miren, este tema es tan fuerte que ha dejalo a un costado de la ruta de la defensa de Neuquén y Río Negro alguna diferencia que pudiese haber existido en su historia. En este presente no hay más que lugar para construir y conquistar un gran triunfo en esta lucha contra las drogas y el alcohol, caiga quien caiga. Basta y nunca más droga y alcohol.

Gracias y felicitaciones.