El planteo tiene que ver con la decisión del Juzgado Laboral 2 de Chubut en una acción de amparo para la suspensión de las actividades del pozo del yacimiento El Trébol-Escalante.

El Consejo Federal de Medio Ambiente (Cofema), y su Comisión de Desarrollo Sustentable, de la que forma parte del subsecretario de Ambiente y Desarrollo Sostenible del Neuquén, Ricardo Esquivel, manifestaron su preocupación por el impacto negativo que tendrá la paralización de la explotación hidrocarburífera en el yacimiento El Trébol-Escalante por una acción de amparo interpuesta ante el Juzgado Laboral 2 de Chubut.

El Cofema agrupa a las máximas autoridades ambientales de 24 jurisdicciones del país. Fundamenta sobre la paralización del yacimiento bajo concesión de YPF que “consideramos necesario advertir sobre el impacto negativo que tienen decisiones de este tipo –que sin mayores fundamentos técnicos y ambientales– paralizan una actividad esencial para este momento del país, como es la de poner en producción nuestros recursos hidrocarburíferos”.

Recuerda el Cofema que en este caso puntual, la autoridad ambiental de la provincia de Chubut aprobó el estudio de impacto ambiental e intervino en todo el proceso conforme a la legislación vigente para asegurar que dicha actividad se desarrolle con los estándares ambientales vigentes.

“Después de la reforma de 1994 de la Constitución Nacional –señala- ratificamos que el poder de policía de la preservación de los recursos naturales corresponde a los Poderes Ejecutivos de cada provincia en el ámbito de sus respectivas jurisdicciones y destacamos el trabajo de los profesionales en dicha provincia”.

Puntualizan que “debemos dejar de lado la falsa dicotomía que se plantea entre el desarrollo de las actividades productivas y el cuidado del medio ambiente. Nuestra prioridad es trabajar para armonizar estos intereses y contribuir a alcanzar la soberanía energética en un marco sustentable”.

Destacan que “la actividad de YPF en el pozo en cuestión constituye un hito ambiental para el país, ya que por primera vez el proceso de estimulación hidráulica se realizó con agua de la propia producción”.

Actualmente en la provincia de Neuquén se perforaron más de 360 pozos de tipo no convencional, los cuales no han registrado incidentes de interés. La utilización del agua en los proyectos de tipo no convencional se extrae desde fuentes superficiales, en cumplimiento con el decreto 1483/12, utilizando agua de la propia producción (Flowback), y prohibiéndose el vertido de los efluentes a cualquiera de los cuerpos hídricos superficiales provinciales.