Premiaron al proyecto para el diseño ambiental de la Isla 132

septiembre 10, 2009

En la sede de la Corporación para el Desarrollo Integral del Neuquén (Cordineu S.E) se  premió al proyecto ganador para el manejo ambiental de la Isla 132, en donde se ubica el Paseo de la Costa.

Viviana Pesek.

Se realizó este jueves la ceremonia de premiación de los proyectos que participaron del concurso nacional convocado por Cordineu y el colegio de arquitectos de Neuquén, para el diseño y manejo ambiental del área Parque Natural Isla 132. El contrato para el proyecto ejecutivo de la obra fue adjudicado a un equipo de arquitectos y diseñadores del paisaje de la Universidad de Buenos Aires, que además se hizo acreedor de 25 mil pesos, a cuenta de honorarios.

Participaron del acto el intendente de la ciudad de Neuquén, Martín Farizano; la ministra de Hacienda y Obras Públicas, Esther Ruiz; el subsecretario de Cultura de la ciudad de Neuquén, Oscar Smoljan; autoridades provinciales, municipales y del colegio de arquitectos de la provincia del Neuquén.

La presidente de Cordineu S.E e integrante del jurado, Viviana Pesek, destacó el éxito de la convocatoria -se presentaron 21 propuestas- y señaló que el proyecto ganador “cumple con dos premisas fundamentales: es económico-sustentable y colabora con la preservación de la identidad ambiental”.

Sostuvo que el ganador “tendrá un contrato por el proyecto ejecutivo” y que el costo total y los plazos de ejecución de la obra serán calculados una vez elaborado el proyecto ejecutivo final. Comentó que la fuente de ingresos para el desarrollo ambiental del área provendrá de los recursos obtenidos de la venta de lotes con proyectos de inversión y que ya se dispone de agua potable, gas y cloacas -falta energía eléctrica, pavimento y alumbrado público-.

Hubo premios también para el segundo y el tercer proyecto de diseño ambiental, de 20 mil y 15 mil pesos, respectivamente, y menciones especiales a otros trabajos.

Características

El equipo que trabajó en el proyecto ganador está integrado por Mariano González Moreno, Ana Paula Saccone, Pablo Villordo, Cora Burgin, Sebastián Mouzo, Mariana López y Sebastián Batarev.

La premisa que guió el diseño tiene como objetivo la mínima intervención en el ambiente, procurando un mínimo impacto en el paisaje. Una pasarela permitirá recorrer el área natural, y servirá de punto de observación para la flora y fauna.

Los materiales que se utilizarán son madera y piedra, y el puente -tomado por los arquitectos como un hito de la isla- hará alusión a una columna vertebral fosilizada de dinosaurio, haciendo referencia a la gran cantidad de hallazgos de este tipo que se realizan en la provincia.

Participaron 21 trabajos de distintos puntos del país: 10 de la Sociedad Central de Arquitectos (ciudad de Buenos Aires), uno de CAPBA Distrito 1 La Plata,  un trabajo del Colegio de Arquitectos de Santa Fe Distrito 2 Rosario; un trabajo del Colegio de Arquitectos de Córdoba Distrito 1; 3 trabajos del Colegio de Arquitectos de Mendoza, uno trabajo del Colegio de Arquitectos de Río Negro, Distrito III Bariloche; uno del Colegio de Arquitectos del Neuquén, Regional 3 SMA; y un trabajo del Colegio de Arquitectos del Neuquén, Regional 1 NQN.

La nómina de jurados estuvo constituida, además de Pesek, por los arquitectos Jorge Hampton, Eduardo Ferrareso, Luis Grossman y Juan Fontana.