Los municipios de Villa Pehuenia y Aluminé firmaron un acuerdo de cooperación con el ministerio de Desarrollo Territorial. El objetivo es poner en vigencia el plan de ordenamiento territorial local para regularizar las construcciones existentes en el Lote 100 de Moquehue, desalentar obras clandestinas y promover la edificación autorizada y reglamentaria.

El ministerio de Desarrollo Territorial informó que los municipios de Villa Pehuenia y Aluminé firmaron un acuerdo de cooperación urbanística con la cartera provincial para poner en vigencia el Plan de Ordenamiento Territorial Local para el Lote 100 en Moquehue, de acuerdo con lo establecido a la Ley Provincial 2818 de Emprendimientos Urbanísticos, que incluye el plan de regularización de las construcciones existentes para desalentar obras clandestinas y promover la edificación autorizada y reglamentaria.

La directora provincial de Desarrollo Urbano y Equipamiento, María Eugenia Ferraresso, recordó que “el decreto 1804 suspende cualquier intervención que pueda impactar en el ambiente en el departamento Aluminé hasta tanto no haya un plan estratégico regional y suspende todas las urbanizaciones susceptibles que impacten en el medio ambiente”.

En este sentido, señaló que el plan estratégico “ya se realizó con el trabajo conjunto de la Corporación Pulmarí y la Universidad del Salvador, por lo que se entiende que los municipios tienen sus facultades para intervenir en sus ejidos”.

Las municipalidades de Villa Pehuenia y Aluminé se comprometieron a poner en vigencia dicho plan, adhiriéndose a la Ley Provincial 2818 por ordenanza, generando un marco regulatorio y normativo claro para la aprobación y regularización de todas las urbanizaciones dentro del departamento Aluminé. Para ello contarán con la colaboración y asesoramiento técnico del gobierno provincial.

Dicha norma establece pautas técnicas y normativas mínimas comunes, para garantizar en la provincia un desarrollo urbanístico sustentable y un uso racional del suelo y de los recursos naturales comprometidos, ya sea en áreas urbanas, suburbanas o rurales, con el objeto de asegurar la preservación del medio ambiente.

La autoridad de aplicación es la dirección provincial de Desarrollo Urbano y Equipamiento, dependiente del ministerio de Desarrollo Territorial. El organismo regula la realización de proyectos de desarrollo urbanístico ubicados fuera de ejidos municipales, respetando la preservación de recursos naturales y medio ambiente.

Ferraresso comentó que las comunas pueden adherirse a la ley “porque en uno de sus artículos lo fija”. A esto agregó que la reglamentación de la norma “es similar a un código urbanístico donde se detallan densidades, alturas, retiros, usos, servicios y redes de infraestructuras mínimas, y espacios verdes que hay que exigir según la cantidad de habitantes, ancho de calles y veredas, entre otros requisitos. Vendría a ser como una especie de manual de cómo hay que realizar una urbanización”.

La firma de convenio se efectuó con la presencia del subsecretario de Tierras, Eduardo Ferraresso, los jefes comunales de Villa Pehuenia, Sandro Badilla, y de Aluminé, Andrés Méndez,y la directora María Eugenia Ferraresso, en instalaciones del ministerio de Desarrollo Territorial, ubicado en Belgrano 398 de la ciudad de Neuquén.

Reseña del Plan de Ordenamiento Territorial de Moquehue

El relevamiento nació por iniciativa del gobernador Jorge Sapag mediante un convenio de financiamiento con el Consejo Federal de Inversiones (CFI), con el objetivo de dar respuesta a los conflictos presentados en ese sector.

La tarea estuvo a cargo del coordinador general del Estudio de Reordenamiento Territorial del área Moquehue, Víctor Mariluán, y Pablo Beitía, de la Universidad del Salvador. Asimismo, contó con la participación del Colegio de Arquitectos de Neuquén, técnicos del ministerio de Desarrollo Territorial y el directorio de la Corporación Interestadual Pulmarí (CIP). La participación de ésta última se circunscribe a que la corporación comparte límites territoriales con el lote 100.

El plan presentado el 31 de mayo de 2012 detalla el impacto ambiental del ordenamiento para mantener la calidad del suelo y recuperar los espacios afectados por los pobladores ya instalados en el lugar; además del límite de personas para habitar el lugar y no generar un desequilibrio en el hábitat.

Otro de los aspectos a destacar de estudio es la intención firme de preservar la identidad tanto de los pueblos originarios asentados en el lugar, como de la localidad como aldea de montaña.