Se trata de una iniciativa de las Naciones Unidas para generar conciencia, prevenir y erradicar la violencia contra las mujeres y niñas. Ante esa propuesta, muchos edificios públicos colocaron telas anaranjadas en sus fachadas.

Desde ayer y por una semana, el edificio de Salud del Centro Administrativo Ministerial (CAM) se iluminará de anaranjado, una acción que se realiza en el marco de la propuesta “Pinta el Mundo de naranja” contra la violencia. De esta manera, la cartera sanitaria sostiene la visibilización de un problema que afecta a miles de mujeres y niñas.

El viernes, la ministra de Salud, Andrea Peve, participó del 14° Encuentro Provincial de Grupos Terapéuticos de Mujeres en Situación de Violencia. Además, esta semana asistió al inicio de la capacitación en género en el marco de la adhesión a la Ley Micaela y de la presentación del manual del programa provincial de Contención y Acompañamiento en las Violencias.

El 25 de noviembre es el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, en conmemoración del asesinato de las hermanas Mirabal, tres activistas políticas, asesinadas en esa fecha en el año 1960, en República Dominicana.

Pinta el mundo de naranja es una iniciativa de las Naciones Unidas para generar conciencia, prevenir y erradicar la violencia contra las mujeres y niñas. Para ello, se realizan acciones de visibilización que favorezcan la cultura de la no violencia.

Ante esa propuesta, muchos edificios públicos colocaron telas color naranja en sus fachadas y el edificio de Salud del Centro Administrativo Ministerial (CAM), se iluminó con ese color.

De acuerdo con la Declaración sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer emitida por la Asamblea General de la ONU, en 1993, la violencia contra la mujer se define como todo acto de violencia que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada.

La cartera sanitaria tiene una competencia muy importante en las dos leyes provinciales –Ley 2785 y Ley 2786–, y la red de abordaje de la violencia familiar de Salud Pública, trabaja para garantizar el cumplimiento de esas normas en el Sistema de Salud Pública. Para ello, cuenta con dispositivos en toda la provincia, los que bajo diversas modalidades trabajan en la problemática.

Hace unos años, se elaboró un protocolo para el abordaje de la violencia, el que promueve el trabajo interdisciplinario, como metodología de intervención, a fin de abordar de una manera integral la problemática de la violencia.

Durante 2019, la red completó la formación en el protocolo, por lo que todos los equipos interdisciplinarios que trabajan con personas que atraviesan situaciones de violencia fueron capacitados.