En la misma área donde ayer G&P comenzó a perforar el primer pozo bajo su cuenta, la provincia lleva adelante un proyecto de extracción de gas y crudo convencional.

El ministro de Energía, Ambiente y Servicios Públicos, Guillermo Coco, informó que la próxima semana se comenzarán a perforar ocho pozos más en Aguada del Chañar, que Gas y Petróleo del Neuquén S. A. (G&P Nqn) gestiona en sociedad con la estatal Energía Argentina Sociedad Anónima (Enarsa).

Ayer la provincia del Neuquén a través de G&P comenzó a perforar el primer pozo íntegramente bajo su cuenta en ese mismo lote. Se trata de una exploración no convencional que se ubica en la parte occidental de la formación geológica Vaca Muerta.

Mientras tanto, junto con Enarsa, en la parte septentrional del área, G&P está desarrollando un proyecto de explotación de gas y petróleo crudo convencional por medio de una Unión Transitoria de Empresas (UTE) conformada en un 50 por ciento por cada compañía. Hasta el momento se perforaron allí dos pozos.

“Hemos declarado la comercialidad del área y es la primera vez que la empresa provincial lo hace. Esto significa que en esa área ya se ha descubierto petróleo y gas, que se han cuantificado las reservas y en función de ello se ha demostrado que es rentable el proyecto, por lo tanto, se declara la comercialidad ante la autoridad de aplicación”, explicó el ministro.

A partir de ese trámite es que el yacimiento comienza efectivamente a producir, ya que se puede vender lo que se extrae. “El proyecto total tiene una inversión de 111 millones de dólares, y en este momento entramos en una etapa de inversión de 30 millones de dólares, que son estos 8 pozos perforados de gas y petróleo y un ducto de gas, planta compresora y demás para ingresar el gas al sistema nacional”, dijo, y adelantó que “la idea es entrar tanto con crudo y con gas entre el primero y segundo semestre de 2013”.

Las gestiones actuales de la provincia se centran en la presentación de toda la documentación referida al yacimiento para ingresar al programa Gas Plus, de la secretaría de Energía de la Nación.

En cuanto al precio del gas, “una vez aprobado el precio hay que ver quién es el comprador; estamos empezando las negociaciones con Cammesa (Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico) para que compre el gas a un precio que lo tiene que determinar la secretaría de Energía. Estamos pretendiendo un precio competitivo”, afirmó Coco.

Respecto del petróleo crudo los valores a pagarse serán los actuales de mercado. “Es un crudo Medanito de excelente calidad, por lo tanto los precios del crudo que vamos a extraer están en aproximadamente 74 dólares el barril”, aseguró.

El área hidrocarburífera Aguada del Chañar se ubica en el centro oeste de la denominada Cuenca Neuquina (que abarca en un óvalo las provincias de Neuquén, Río Negro, La Pampa y Mendoza), a 115 kilómetros al noroeste de la ciudad capital y a 80 kilómetros al sureste de la localidad de Rincón de los Sauces.

Inversión de G&P

El ministro se refirió también a los trabajos de perforación que comenzaron ayer en el sector que gestiona íntegramente G&P. “Fue día histórico”, dijo, ya que es la primera vez que la provincia encara un proyecto de esas características. “No sólo desde el punto de vista de que estamos yendo hacia horizontes no convencionales, sino porque es un proyecto cien por ciento neuquino desde el punto de vista de la ingeniería y del financiamiento”, resaltó.

Especificó que la empresa G&P se autofinancia sin utilizar fondos del tesoro provincial para sus inversiones, que en cambio “salen de los contratos comerciales que hace G&P con el resto de las operadoras de la cuales participa”.

La primera etapa del proyecto que está desarrollando tiene un costo de aproximadamente 6 millones de dólares, y el proyecto completo, “en función de si hacemos dos pozos o hacemos un pozo con fractura múltiple va a ser de entre 12 y 15 millones de dólares”, indicó.

Esto dependerá de lo que ocurra al atravesar la formación geológica Quintuco. La experiencia indica que en esas profundidades “ha aparecido mucho gas, lo que es muy bueno en perspectivas pero hace que la perforación se retrase porque hay que manejar presiones y contener, y eso puede extender el periodo de perforación”, dijo.

En ese lapso también se decidirá si se realiza en el pozo otra perforación vertical o una fractura, para estudiar sus características dinámicas y estáticas con vistas a la segunda etapa que consiste en el plan piloto del yacimiento. Este plan involucraría entre 20 y 50 pozos, con una inversión de entre 200 y 500 millones de dólares según su ingeniería.

“Son pozos de nivel exploratorio, se establece qué tipo de piloto se debe hacer para mejor rendimiento de ese pozo y ese piloto recién dará sus características de comercialidad a partir de la segunda etapa. Una vez hechos todos esos pozos se hacen los análisis económicos para entrar en un desarrollo tipo cluster que involucran entre 500 y mil pozos”, explicó Coco.

En esa etapa, que se estima llevará unos cuatro años, “sí vamos a necesitar asociar a otra compañía porque se trata de cifras de inversión muy altas. Sabemos que estamos en una ventana que de gas y crudo, y tenemos la expectativas de encontrar en algunas formaciones gas y en otras formaciones crudo”, finalizó.