Paleontólogo de Neuquén participa de búsqueda de fósiles en la Antártida

abril 20, 2009

El responsable del área de Paleontología de la dirección de Patrimonio Cultural de la provincia, Rodolfo Coria, realizó excavaciones en formaciones antárticas, durante enero y febrero de este año.

Campaña antartica 2009

El profesor Rodolfo Coria, además de ser un referente de la paleontología a nivel nacional, trabaja desde hace 20 años en la dirección de Patrimonio Cultural de la provincia. Como responsable del área de Paleontología, participa del estudio y verificación de restos fósiles denunciados y del eventual rescate de los mismos.

Desde hace cuatro años, además, emprende campañas antárticas de verano, en las que se trabaja sobre afloramientos cretácicos de la Isla James Ross, a 70 kilómetros de la isla Marambio. “Nuestras expectativas son las de contribuir en el conocimiento de la fauna de dinosaurios que habitó la Antártida y establecer las relaciones de parentesco de estos con el resto de los dinosaurios”, expresó. 

La Antártida: “Una de las reservas fosilíferas más ricas del mundo”.

Coria es investigador del Conicet (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas) y hasta 2007 fue director del Museo Carmen Funes de Plaza Huincul. Es codescubridor de nuevas especies de dinosaurios, y del yacimiento fosilífero de Auca Mahuida, el más grande sitio de anidación con huevos de dinosaurios del mundo.

Durante un mes, en enero y febrero pasados, participó de la campaña antártica de verano, en la que desde 2005 a la actualidad trabaja sobre afloramientos cretácicos de la Isla James Ross, ubicada unos 70 kilómetros al noroeste de la isla Marambio (o Seymour). Estas formaciones rocosas, señaló, tienen una antigüedad aproximada de 80 millones de años, y pertenecen a ambientes marino-costeros.

Coria sostuvo que la Antártida “es una de las reservas fosilíferas más ricas del mundo”, y detalló que en las zonas en donde trabaja abundan fósiles marinos de invertebrados -moluscos como ammnonites y bivalvos- y de vertebrados (mosasaurios y plesiosaurios)”. Comentó que en otros sectores de la isla de Ross se han encontrado restos de dinosaurios, e informó que en la formación Santa Marta -en la que Coria trabaja- ya se hallaron en 1986 restos de un ankilosaurio, el Antarctopelta oliveroi.

Afirmó que “en general”, no hay diferencias entre las características del territorio antártico y el territorio patagónico, ya que se explora en afloramientos de una antigüedad comparable y se utiliza una metodología de búsqueda similar.

“Las diferencias están dadas por el clima, que es bastante inestable, con frecuentes tormentas de viento y nieve -blizzards-, que obligan a permanecer en las carpas”
Las temperaturas son bajas, como en invierno en Patagonia, y la utilización de técnicas de excavación tales como el uso de yeso y determinados pegamentos a veces es difícil”, expresó.

Logística y responsables del proyecto

El Instituto Antártico Argentino, dependiente de la dirección Nacional del Antártico es la que organiza esta campaña. El encargado del proyecto es el responsable de la colección del Museo de La Plata, Marcelo Reguero, y el financiamiento proviene del Instituto Antártico Argentino y de la Agencia de Promoción Científica. La dirección se hace cargo de toda la logística necesaria para este emprendimiento, desde el transporte hasta el equipo para la expedición (ropa, elementos de campamento, herramientas, comidas y combustible).

Rodolfo Coria participa de la campaña antártica de verano acompañado por Juan José Moly, técnico del Museo de La Plata. El resto del equipo, explicó, ha variado cada año. “A veces ha participado el doctor Reguero, y otras el doctor Leonardo Salgado, del museo de la Universidad Nacional del Comahue en Neuquén. Otras campañas hemos sido sólo Moly y yo. En estos equipos de pocas personas, todos tenemos las mismas responsabilidades y cumplimos con las mismas tareas”, sostuvo.

Desde la base aérea de El Palomar hasta la base Marambio, el traslado de los expedicionarios se hace en aviones Hércules C-130, bajo la responsabilidad de la Fuerza Aérea Argentina. En tanto que para movilizarse desde la base hacia las distintas formaciones -en este caso, a la isla James Ross- se utilizan helicópteros Bell 212.

Desarrollo de funciones en la dirección de Patrimonio Cultural

La tarea de Rodolfo Coria en el Área de Paleontología de la dirección de Patrimonio Cultural también consiste en asesorar en la catalogación y preservación de las colecciones de los museos de la provincia y en aportar elementos de juicio técnicos para la elaboración de permisos para trabajo de campo, préstamos de materiales fósiles para estudio y permisos de salida de materiales fósiles de la provincia.

“Fundamentalmente se pretende contribuir al respeto y protección del patrimonio paleontológico. Esto se consigue informando a la población sobre esto y desarrollando tareas de investigación”, expresó.

Coria sostuvo que a través de los años “se fueron optimizando los mecanismos de administración del patrimonio paleontológico” y que desde el área a su cargo “se participó activamente en la elaboración de la ley de protección Nº2184″. (Sancionada en 1996, que ampara el patrimonio histórico, arqueológico y paleontológico de la provincia).

Considera necesario, en tal sentido, “fortalecer la participación de la provincia en actividades de investigación”, mediante la instrumentación de políticas de apoyo, financiación de proyectos de investigación e incorporación de más profesionales.

Comentó que las investigaciones paleontológicas en la provincia están financiadas por el Conicet (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas) y por municipios como Plaza Huincul, El Chocón, y Las Lajas, que cuentan con museos que exhiben restos fosilizados de dinosaurios.

Coria señaló que las empresas de explotación de hidrocarburos o minerales colaboran con la tarea de la Dirección de Patrimonio Cultural, aunque considera que “se encuentran más fósiles de los que se denuncian”.

En caso de encontrar restos fósiles, o de tener dudas sobre piezas que puedan llegar a considerarse como paleontológicas, Coria aconsejó “no tocarlas” y dar aviso inmediato a la policía, la Subsecretaría de Cultura o al municipio local. Una vez notificados, desde la subsecretaría “se envía un paleontólogo al lugar del hallazgo para evaluar la denuncia y proceder a su eventual rescate”, dijo.