Temperaturas bajas extremas, hielo y gran acumulación de nieve son algunos de los inconvenientes con los que se enfrenta la repartición. El rol de Vialidad Provincial fue central para despejar no sólo las rutas sino también los caminos rurales.

Desde el primer temporal que trajo el invierno, fines del mes de junio y el transcurso del mes de julio, el trabajo de Vialidad fue incesante en las rutas de la provincia.

La red vial de la provincia tiene una extensión de 8.462 kilómetros, de los cuales 1.434 son rutas nacionales. El resto está conformado por rutas provinciales, 1.067 kilómetros pavimentados y 1.979 de accesos a parajes y comunidades conformados por suelo natural.

Teniendo en cuenta las características geográficas y climáticas de esta región patagónica, gran parte del año se ve afectada por un invierno riguroso. Vialidad de Neuquén se ha constituido desde sus inicios como una vialidad invernal, detentando un rol central. Su trascendencia se basa en que es la encargada de despejar los caminos a través de los cuales la economía, la salud, los servicios, y todas las actividades en general se movilizan y desarrollan. También el turismo, aunque este año particular ha obligado al sector a permanecer casi inactivo debido a la pandemia del Covid 19.

Constituirse en vialidad invernal significa que existe una logística de distritos, campamentos y maquinaria ubicada en lugares estratégicos, desde donde se puede abordar la problemática casi en el momento en que está sucediendo. Esta estructura permite también obtener datos sobre el estado de las rutas en tiempo real, información fundamental para la organización del Operativo Invierno, que tiene como objetivo la seguridad invernal de todos los usuarios.

De esta manera, frente a los primeros inconvenientes que generaron las bajas temperaturas y abundantes nevadas, Vialidad provincial asistió en rutas provinciales como la ruta 46 hacia Aluminé, la ruta troncal 43 desde Chos Malal hacia Las Ovejas, la ruta 21 y 26 a Loncopué y Caviahue, sólo para nombrar algunas de las principales vías afectadas por el temporal. Y también logró despejar la ruta nacional 40 con equipos propios, en el tramo Zapala-La Rinconada y colaborar con Vialidad Nacional en la habilitación de la ruta nacional 237.

El último temporal del fin de semana largo también generó dificultades que fueron superadas casi en tiempo real, como el despeje de la ruta 26 luego de que una avalancha acumulara 5 metros de nieve en la zona del Cajón de Hualcupén. Sin embargo, la actividad de Vialidad no es sólo relevante en las rutas, sino también en la gran cantidad de accesos que conforman la red de conectividad terrestre.

De manera simultánea, los equipos estuvieron abocados al despeje de nieve en rutas principales, y también en los accesos de la región sur, centro y norte. Enumerando algunas de estas zonas, se lograron habilitar los pasos a los parajes El Contra, en la margen sur del lago Huechulafquen; Huilqui Menuco, Aucapán y Atreuco, entre las rutas provinciales 23 y 60, Junín de los Andes.

Actualmente, preparados para las próximas nevadas pronosticadas para este fin de semana, se continúan repasando los caminos de la zona centro, en inmediaciones de la ruta provincial 46 y ruta nacional 40, como Ñireco, Laguna Blanca, Comunidad Zapata, Paso Aguerre, entre otros. La laboriosa función vial ha permitido que los pobladores rurales accedan a alimentos para sus comunidades y animales.

“En este año tan particular, donde transitamos una de las pandemias más virulentas de la época moderna, hemos aprendido que en las rutas y caminos de nuestra provincia no sólo transitan turistas. Sin usuarios apresurados de llegar a nuestros principales centros turísticos, la jornada no deja de ser menos intensa y compleja. Vialidad sigue ahí, preparada para cuidar a cada neuquino”, se destacó desde el organismo provincial.