El despliegue dispuesto por el gobierno de la provincia incluye cerca de medio millar de policías, controles dentro y fuera del predio, y un dispositivo para eventuales emergencias médicas.

El gobierno provincial dispondrá 500 efectivos policiales para garantizar la seguridad en la Fiesta de la Confluencia, que tendrá lugar en la Isla 132 de la ciudad de Neuquén desde mañana viernes hasta el domingo.

Así lo confirmó el subsecretario de Seguridad, Gustavo Pereyra, en la presentación del operativo que se hizo en el Paseo de la Costa. “El gobernador Omar Gutiérrez nos pidió que dispongamos de todos los recursos necesarios para que la gente que venga a la fiesta no tenga ningún tipo de inconvenientes”, señaló y destacó que “tanto la policía como las otras áreas de gobierno han sumado la experiencia de las ediciones anteriores de la fiesta”.

El gobierno provincial dispondrá 500 efectivos policiales para garantizar la seguridad en la Fiesta de la Confluencia.

Por su parte, el subjefe de la policía, José Naigual, precisó que “dentro del predio de la isla habrá 350 efectivos y el resto estará en los alrededores”. En este sentido, recordó a la gente que vaya a asistir que “no se podrá ingresar con bebidas alcohólicas, ni artículos para encender fuego o elementos punzocortantes que puedan ser usados como armas”.

El subsecretario de Defensa Civil y Protección Ciudadana, Martín Giusti, señaló que “se trata de un operativo preventivo que hacemos junto a todas las áreas de gobierno en eventos similares”, y detalló que la dependencia a su cargo instalará en el predio “una carpa donde se dará continuidad a la campaña Pirotecnia Cero en la provincia”.

En tanto, la directora provincial de Salud, Andrea Peve, indicó que el Sistema Integrado de Emergencias de Neuquén (SIEN) pondrá a disposición del operativo “cuatro ambulancias, dos unidades rápidas, dos puestos de atención inicial y dos puestos de avanzada que implican el trabajo de 25 personas”.

Naigual recordó que “no se podrá ingresar con bebidas alcohólicas, ni artículos para encender fuego o elementos punzocortantes que puedan ser usados como armas”.