La obra tiene una inversión cercana a los 13 millones de pesos. Se trata de una estructura moderna con sistema constructivo tradicional, plateas rígidas doblemente armadas y sistema sismorresistente.

El gobernador Omar Gutiérrez inaugurará mañana a las 10 el nuevo edificio de la comisaría Nº 17, ubicado sobre el predio de las 127 hectáreas, sobre calle Lanín, entre Cornelio Saavedra e Ignacio Rivas. La obra demandó una inversión de 13 millones de pesos.

A finales de agosto, el gobernador recorrió las nuevas instalaciones y las enmarcó en el plan de seguridad que lleva adelante la Provincia. Sostuvo que con estas obras “se aporta mayor infraestructura edilicia y mejores condiciones de trabajo a quienes nos cuidan”, en referencia a los efectivos de la Policía de la provincia.

Se trata de una estructura moderna diseñada en función de su cometido y los diversos públicos con los que está destinada a interactuar. En consecuencia, el sector de contraventores es el más crítico en cuanto a las medidas de seguridad.

El sistema constructivo con que se desarrolló la obra es el tradicional, conformado a nivel de fundación por plateas rígidas de 20 centímetros de espesor doblemente armadas y un sistema sismorresistente conformado por columnas y vigas de carga, y columnas y vigas de encadenado.

La orientación de su construcción es de emplazamiento Este-Oeste, y se planteó a partir de una circulación principal que comienza en un hall de acceso principal y termina en sector de recepción de guardia.

Tiene cuatro sectores definidos que incluyen un espacio de atención al público y administrativo, con un área de contraventores de acceso restringido.

La zona de atención al público se subdivide en acceso, hall de espera, recepción, sala de radio y sanitarios. El área administrativa se compone de oficinas y sala de reuniones. El sector destinado a servicios incluye un depósito, la “cuadra” o dormitorio de personal de guardia, una sala de máquinas, sala de rack y sanitarios. En tanto, para el exterior se proyecta un patio de formación, y estacionamiento.

Respecto a la seguridad del edificio, el acceso al sector de contraventores es más crítico y consta de un hall, recepción de guardia, enfermería, requisa y celdas.

Cuenta además con nueve módulos de estacionamiento, cinco sobre la línea municipal de calle Lanín destinada a los visitantes, y cuatro para uso del personal en el patio oeste.

Por otro lado, el acceso principal estará enmarcado por espacios verdes cualidad que jerarquiza la nueva estructura y mejora su imagen. A su vez, tendrán la función de separar al edificio de la línea municipal y del estacionamiento.

Sobre el lado Este del edificio se ubica el acceso vehicular e ingreso al sector de detenciones. En el lado Oeste, desde la esquina de las calles Lanín e Ignacio Rivas, hay una rampa y una escalera conducen al acceso principal semicubierto que se efectivizará sobre Lanín. A través de esta calle se accederá a él también por medio de una escalera contenida entre dos canteros.

Toda la construcción es de hormigón armado, salvo en el sector de “Arresto Procesal-Contraventores”, que cuenta con tabiques doblemente armados y cerrados superiormente con una losa del mismo material.