En unas 200 hectáreas de la zona de Moquehue se sembraron 400 kilos de la semilla de araucaria con el objetivo de repoblar el bosque. Es la primera vez en la provincia que se implementa esta técnica utilizando helicópteros.

Un novedoso ensayo de siembra de piñones en forma área se concretó el jueves en Moquehue, con el objetivo de repoblar sectores con araucaria en zonas de difícil acceso que resultaron afectadas por incendios u otras contingencias. Para realizarla se utilizaron 400 kilos de semillas, alcanzando una superficie de 200 hectáreas.

La actividad fue organizada por el ministerio de Producción y Turismo a través de la dirección de Gestión de Bosque Nativo de la subsecretaría de Producción, contando con la colaboración y participación de diversas instituciones.

Se trata de una técnica que cuenta con una sola experiencia similar en la provincia del Neuquén, realizada por el instituto Forestal Nacional en 1967 utilizando aviones, siendo esta la primera vez que se realiza con helicópteros, que permiten realizar una distribución de la siembra en forma más homogénea sobre la superficie a repoblar.

Se utilizaron dos aeronaves del Plan Nacional del Manejo del Fuego, que colaboró en esta iniciativa con equipos, pilotos y personal de apoyo.

El trabajo estuvo a cargo de un equipo de técnicos de la dirección de Bosque Nativo y se contó con el asesoramiento de especialistas de la Administración de Parques Nacionales en las instancias preliminares de selección de los sitios más adecuados para la siembra.

Para concretar esta iniciativa se utilizaron piñones que fueron decomisados en los controles de fiscalización realizados en la zona de Moquehue por no contar, quienes los trasladaban, con la guía forestal que se requiere para su cosecha en los bosques.

Se utilizó una densidad de siembra de dos kilos por hectárea, unas 600 semillas, con un total de 400 kilos.

Uriel Mele, director de Recursos Forestales, explicó que la siembra se realizó “en dos zonas con laderas importantes donde hubo incendios años atrás. Creemos que es una muy buena técnica aplicada para la recuperación de la araucaria, junto a otras como la siembra directa o la colocación de plantines”. En este caso, la vía aérea fue muy útil para llegar a zonas del bosque de difícil acceso por otros medios.

Mauricio Mazzuchelli, director de Bosque Nativo, explicó que “luego de una evaluación técnica minuciosa en terreno se optó por dos sectores, alcanzando con este ensayo a unas 200 hectáreas de siembra. Se utilizó una densidad de siembra de dos kilos por hectárea, unas 600 semillas, con un total de 400 kilos”.

Agregó que “en esta experiencia y de acuerdo a los antecedentes de la especie, se van a necesitar al menos dos años para poder realizar una primera evaluación de los resultados. Si es positiva, la intención de la dirección de Bosque Nativo es replicarla, ya que el rendimiento fue muy bueno para las implicancias que tiene la topografía de la zona. En 40 minutos se cubrieron 100 hectáreas de siembra”.

Trabajo interinstitucional

Mele destacó la colaboración y participación de distintas instituciones para concretar este ensayo, como el Sistema Nacional de Manejo del Fuego, que aportó equipos, experimentados pilotos y personal de apoyo; la Policía Provincial (Destacamento Villa Pehuenia y Moquehue); Gendarmería Nacional (Grupo Moquehue); municipio de Villa Pehuenia; Corporación Interestadual Pulmarí; Cuerpo de Guardafaunas y Administración de Parques Nacionales.

 

Es la primera vez en la provincia que se implementa esta técnica utilizando helicópteros.