Autoridades provinciales lo confirmaron esta mañana luego de sobrevolar la zona urbana y rural de estas dos localidades, junto con los intendentes Hugo Moenne y Andrés Peressini.

Luego de sobrevolar la zona urbana y rural de Neuquén, Plottier y Senillosa, autoridades provinciales y municipales de estas comunas aseguraron hoy que no existe riesgo alguno de nuevas inundaciones o anegamientos tanto en el área urbana como en tierras productivas, seriamente afectadas por las recientes lluvias.

Del sobrevuelo participaron esta mañana el ministro de Coordinación de Gabinete, Seguridad y Trabajo, Gabriel Gastaminza; junto con los intendentes de Senillosa, Hugo Moenne, y de Plottier, Andrés Peressini, autoridades y técnicos de Recursos Hídricos de la provincia.

Si bien los funcionarios aclararon que “la situación no es sencilla”, el director provincial de Recursos Hídricos, Horacio Carvalho, sostuvo que desde el aire “se pudo observar que no hay un aporte de caudal extra de otros lugares o zonas hacia el sistema de canales de riego que circundan y atraviesan tanto a Senillosa como a Plottier” y agregó que “en estos momentos el agua está bajando y drena desde todas las chacras, por lo cual el ingreso al canal principal conocido como ‘Barreales’ es constante y hace prever que los anegamientos irán bajando”.

Sostuvo que “este canal principal está actuando como contención de los canales menores, el agua está corriendo y fue por esto justamente que se atenuó la inundación y también los inconvenientes”.

Por su parte, el ministro Gastaminza se mostró “mucho más tranquilo” luego de “constatar personalmente y desde el helicóptero, la forma en la que drenaba el agua hacia los canales de riego, para poder llevar tranquilidad a toda la población y confirmar que esa alarma de inundaciones que en la madrugada se había difundido no es verdad y no existe riesgo alguno de desborde del área”.

El intendente Moenne sostuvo que “la mayor preocupación fue de parte de la gente que vive en el sector denominado Toma de Aroca, en inmediaciones del puente El Carancho, en un aliviadero que va hacia el balneario de Senillosa. Allí el agua estuvo a nivel de la calle y para solucionar este estancamiento se hizo un terraplén de más de 300 metros de longitud y resultó muy favorable porque ahora el agua ya está bajando”.

Andrés Peressini indicó que “fue muy bueno poder evaluar en el lugar preciso y desde el aire la cantidad de agua acumulada en nuestra zona y así observar que se trata de una cuenca ancha, que recibió mucha lluvia, que fue atenuada por las vías del ferrocarril y también por la chacras más altas para que no llegara todo ese caudal al canal de forma abrupta, sino lentamente”.

Las autoridades y los jefes comunales ratificaron por último que “se trata ahora de una mayor cantidad de agua en el canal principal, pero no está desbordado”. La situación “está siendo controlada por todos los tomeros, observada por autoridades de Recursos Hídricos y por la Policía y el agua está fluyendo hacia el río. Por lo tanto, llevamos tranquilidad a la población de Plottier y de Senillosa”, finalizó.