Participó de la audiencia que se desarrolló hoy en el Senado de la Nación. Destacó la experiencia y el potencial hidroeléctrico de Neuquén.

El ministro de Energía, Servicios Públicos y Recursos Naturales, Alejandro Nicola participó hoy de la audiencia pública por las represas del río Santa Cruz, que se desarrolló en el Senado de la Nación, ocasión en la que respaldó la construcción de emprendimientos hidroeléctricos en la Patagonia.

Nicola destacó la experiencia de la provincia del Neuquén en ese tipo de proyectos. Mencionó que la cuenca de los ríos Limay, Neuquén y Negro constituye el sistema hidrográfico más importante del país, tomando como referencia todos aquellos que se extienden íntegramente en el territorio argentino.

El funcionario comentó que la cuenca tiene una potencia hidroeléctrica instalada de 4.500 MW con seis represas (Piedra del Águila, El Chocón, Alicurá, Arroyito, Pichi Picún Leufú, Planicie Banderita), y que Neuquén aporta el 50% del gas, el 22% del petróleo y el 25% de la energía hidroeléctrica que se produce en el país, “con lo cual somos una provincia netamente energética”.

“Además estamos en proceso de licitación y contratación de Chihuido I, y tenemos proyectos como Chihuido II, Cerro Rayoso y la Invernada”, añadió.

Entre los beneficios de las represas, Nicola subrayó que permiten control de crecidas y regulación de caudales de los ríos, lo cual posibilita asegurar la provisión de agua para consumo humano, riego y generación hidroeléctrica. Ejemplificó que gracias a la existencia de los lagos Los Barreales y Mari Menuco se puede abastecer de agua potable a las poblaciones de Cutral Co, Plaza Huincul, Neuquén capital, Plottier y Centenario.

“Este tipo de obras generan mano de obra directa e indirecta; garantizan el abastecimiento de las demandas de los usuarios y el desarrollo productivo y la ocupación territorial; y contribuyen a la seguridad de las poblaciones”, dijo el ministro, quien indicó que también “permiten contar con una fuente de generación de energía limpia, renovable y sustentable”.

“El gran desafío que tenemos es el uso racional y eficiente de todos los recursos energéticos combinados que dispone el país”, aseveró Nicola, y mencionó que la hidroelectricidad funciona como respaldo para el resto de las fuentes renovables. “Por ejemplo, un día de viento que no se transforma en energía eólica es energía que se perdió, porque el viento no se puede almacenar, en cambio el agua sí, y nos permite generar electricidad cuando la necesitamos”, agregó.