La Mesa Interreligiosa que integran distintos credos oró bajo el lema “Sed de paz. Religiones y culturas en diálogo”. Fue en la Catedral de Neuquén.

La Catedral neuquina fue sede de un encuentro ecuménico, en el que representantes de distintos credos compartieron la vigilia de oración interreligiosa por la paz, con el diálogo como eje medular. De las actividades participó el subsecretario de Gobierno y Justicia, Juan Pablo Prezzoli.

La celebración, a la que convocaron la Mesa Neuquina de Encuentro y Diálogo Interreligioso y el gobierno de la provincia, se realizó anoche. Los representantes de los credos judío, musulmán, evangélico y católico compartieron su mensaje de paz y el compromiso de seguir trabajando juntos.

El padre Daniel Lorente, de la iglesia católica, se refirió al “testimonio de unidad” que brindaron “en la armonía de la diversidad” y destacó “el espacio de diálogo” que se constituyó en la provincia desde febrero último. “Nos une el categórico no a la guerra y el sí al diálogo”, subrayó e hizo hincapié en el compromiso “para construir una paz verdadera, ya que todos podemos ser artesanos de la paz”.

Por su parte, Carlos Maravankin, de la comunidad judía, reflexionó que “quien salva una vida es como si salvara al mundo entero”, y repasó conceptos fundamentales como los de justicia, igualdad, educación y familia. “El concepto de igualdad ante la ley es fundamental”, sostuvo y agregó que “una familia sólida es de importancia central para la paz”.

Yasmina Merhej, representante de la comunidad musulmana, destacó en tanto que “no será un buen musulmán aquel que no desee para su hermano, para su prójimo, lo que para sí mismo”, y dijo que cada uno, desde su humilde espacio, puede ser hacedor de la paz.

El pastor Julio Ross, de la iglesia metodista, le pidió a Dios “ver al otro como un hermano, como el prójimo” y también que “la paz sea con cada uno de nosotros ahora y siempre”.

Este año la vigilia se realizó bajo el lema “Sed de paz. Religiones y culturas en diálogo”, uniéndose a la celebración que, desde hace treinta años, se realiza en Asís con la presencia del Papa y más de cien religiones del mundo.

En ese sentido, el director general de Religión y Culto de la provincia, Germán Cazeneuve destacó el espacio de diálogo que se abrió con la Mesa Interreligiosa y dijo que la paz es prioridad para el gobierno y las religiones.

Durante el encuentro los presentes compartieron una oración de San Francisco de Asís, plegaria de Dios, canto de paz. En el cierre de la jornada el obispo de Neuquén, Virginio Bressanelli, subrayó que “hay cosas que nos deben unir y la paz es una de ellas. El bien común nos debe llevar a pensar en una familia humana”.

Finalmente llegó el abrazo coronado por la frase “te declaro la paz hermano”, con la que los integrantes de la Mesa se saludan en cada encuentro. Compartieron las oraciones, el subsecretario Juan Pablo Prezzoli y el director provincial de Vinculación Comunitaria, Pablo Prost.

La Vigilia Interreligiosa por la Paz es un encuentro que se hace todos los años en distintos lugares del mundo desde 1986, cuando el papa Juan Pablo II convocó por primera vez a los representantes de las distintas religiones a la ciudad de Asís para rezar por la paz.

Los representantes de los credos judío, musulmán, evangélico y católico compartieron su mensaje de paz y el compromiso de seguir trabajando juntos.