Así lo anunció hoy el gobernador Sapag al inaugurar una capacitación que agentes de la FBI brindarán a personal policial y fiscales de la provincia. La inversión estimada será de 4 millones de pesos y provendrá del Fondo de Responsabilidad Social Empresaria que la Provincia recibirá a partir de marzo.

El gobernador Jorge Sapag anunció hoy que la Provincia instalará próximamente un Laboratorio de Genética Forense, bajo la órbita de jefatura de Policía, con una inversión que rondará los cuatro millones de pesos que provendrán del Fondo de Responsabilidad Social Empresaria que Neuquén comenzará a disponer a partir de marzo.

En este sentido, el fiscal general José Gerez calificó a la iniciativa “como histórica, no sólo para la provincia de Neuquén sino, para la justicia penal y la sociedad toda”. Así la provincia “estará a la vanguardia en materia de tecnología e investigación criminal, lo cual nos permitirá agilizar las investigaciones y contar con autonomía ya que no tendremos que remitirnos –como ahora- a laboratorios de análisis del ADN privados que demandan más tiempo son muy costosos”, sostuvo.

Al inaugurar la capacitación que agentes de la Oficina Federal de Investigaciones de los Estados Unidos (FBI) brindan desde hoy a personal policial y fiscales de la provincia en técnicas de investigación criminal, el gobernador de la provincia dio la bienvenida a los profesionales y felicitó “por la iniciativa a todo los que de una u otra manera trabajaron para lograr esta capacitación”.

Sostuvo que “la verdad y el conocimiento no tienen fronteras y son universales” y reafirmó “la convicción del Estado de concretar este curso” porque “la meta es buscar la justicia y la verdad” y “necesitamos buscar eficiencia y experiencia para llevar seguridad a nuestras calles, a nuestros barrios, para combatir las pandillas, las bandas, la delincuencia”, aseguró.

Durante un acto en la Jefatura de Policía, ubicada en Lanín y Saavedra de la ciudad de Neuquén, Sapag expresó que “el delito tiene cada vez mayor sofisticación” y agregó que “tenemos la obligación de trabajar para que la ciudadanía en la democracia tenga seguridad. Sin seguridad no hay ninguna posibilidad de tener libertad, justicia y bienestar”.

Dijo que la provincia quiere estar a “la vanguardia de las investigaciones y la seguridad” y añadió que “la seguridad es central, es la base del contrato social, es donde el individuo delega en el Estado el ejercicio de la fuerza pública para dejar que el Estado ejerza esa función, para evitar la lucha de todos contra todos y el Estado selvático”.

Dijo que a través del contrato social, “la sociedad nos delega al Estado la función apasionante de cuidar los máximos y supremos intereses de la seguridad, el interés común y el bienestar general”. Y sobre las jornadas de capacitación, señaló que serán “muy positivas para adquirir conocimientos y ser eficientes en la persecución del delito”.

Ratificó que los neuquinos “creemos en la verdad, en el conocimiento, tenemos respeto por todas las banderas y todas las nacionalidades, y no somos discriminadores. No discriminamos en nuestro corazón y no discriminamos en nuestros pensamientos e ideas”.

Por último, el gobernador subrayó que “en la provincia queremos estar en la vanguardia de las investigaciones y de la seguridad, para ello necesitamos sumar a una agencia como el FBI, que tiene el máximo prestigio bien ganado en el mundo en el combate de la delincuencia, el tráfico de estupefacientes y el desbaratamiento de organizaciones mafiosas y bandas delictivas”.

Estuvieron presentes esta mañana junto al mandatario neuquino, la diputadas nacional Alicia Comelli; los ministros de Coordinación de Gabinete, Seguridad y Trabajo, Gabriel Gastaminza; y de Desarrollo Territorial, Leandro Bertoya; el jefe y subjefe de la Policía, Raúl Laserna y Adolfo Liria, respectivamente; el titular del Ministerio Público Fiscal, José Gerez; los vocales del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), Evaldo Moya y Ricardo Kohon; y el agregado jurídico de la Oficina Federal de Investigaciones para Paraguay, Argentina y Uruguay, Michael Eikel.