Neuquén confía en una prórroga de la ley ovina

abril 15, 2009

La ley Nº 25.422 fue promulgada en 2001 y establece por diez años un fondo fiduciario para la recuperación y desarrollo de la actividad. El director provincial de Ganadería, Ernesto González, confió en que se extienda ese plazo porque la norma dio buenos resultados en la provincia.

El director provincial de Ganadería, Ernesto González se mostró confiado en que Neuquén logre una prórroga de la llamada Ley Ovina, ley nacional 25.422 que fue promulgada en el año 2001 y comenzó a implementarse hacia fines de 2002. Establece un fondo fiduciario para la recuperación y desarrollo de la actividad ovina. 

Al ser consultado sobre los logros en el territorio con los beneficios de dicha ley, el funcionario del ministerio de Desarrollo Territorial informó que “se lograron buenos efectos tomando como stock unas 200.000 cabezas de ganado”; y aseveró que los fondos recibidos se destinaron “a créditos, engorde y capacitaciones”.

Recordó que “recientemente la provincia planteó, en una reunión en Buenos Aires junto a autoridades de Río Negro, la necesidad de ampliar este fondo que ronda los 20 millones de pesos para todo el país, dada la crisis actual del sector”. Neuquén recibe en total 280.000 pesos por cada presupuesto operativo. La forma de distribución de este fondo es de acuerdo al stock ovino existente, esto es, que cada provincia recibe dinero en relación con la cantidad de ovejas que posee en su territorio.

Ernesto González explicó luego que “la ley ovina tiene una vigencia de 10 años y -si se toma 2001 como año de inicio- finalizaría en 2011, aunque se espera una extensión de sus beneficios en virtud de los buenos resultados obtenidos en la Provincia”.

Recordó que “la norma se concretó a instancia y promoción de las provincias patagónicas, para intentar recuperar una actividad que estaba en franca decadencia y en virtud de la baja rentabilidad existente. Garantiza un fondo de dinero permanente durante 10 años en apoyo a la actividad en proyectos productivos y de prefinanciamiento”.

Luego de señalar que “la crisis de rentabilidad ovina aparece en nuestra región nuevamente por la baja de los precios internacionales e indudablemente, por la sequía que tanto afectó y afecta a la región patagónica”, el funcionario explicó que “los fondos de la mencionada ley se ejecutan del 1 de julio de un año al 30 de junio del año siguiente, es decir, que ahora Neuquén se encuentra ejecutando el presupuesto del año 2008-2009. El 31 de mayo de este año se tendrá que presentar el presupuesto para los fondos 2009-2010″.

En cuanto al Incentivo Ganadero, otro instrumento de ayuda al sector, González confirmó que la segunda etapa se iniciará aproximadamente en los primeros días de mayo con el llamado para la presentación de declaraciones juradas para acogerse a este beneficio. Esta segunda etapa incluye la venta y comercialización de lana, pelo, corderos y chivitos y se paga de acuerdo a la cantidad de kilos de estos productos que cada productor venda.

Sobre la ley ovina

La ley ovina brinda líneas para abordar las problemáticas que afectan la calidad de vida de los crianceros y que son de carácter estructural. Su objetivo es fortalecer al sector, incrementar el financiamiento disponible aportado por el Estado Nacional para el sector caprino y ovino; y fomentar el control social por parte de las organizaciones sobre los beneficiarios.

Se aporta el mismo monto que el Estado Nacional destina a Ley Caprina y Ley Ovina durante los años 1 y 2, el 75 por ciento de ese importe en los años 3 y 4, el 50 por ciento en los años 5 y 6, el 25 por ciento en los años 7 y 8, y desde el año 9 en adelante se discontinúan los aportes.

Como referencia, para la temporada 2008/09 estos fondos totalizan un total de 1.160.000 pesos para ley caprina y 248.000 pesos para ley ovina.

Neuquén posee aproximadamente 200 mil ovejas en todo el territorio. La ganadería caprina y ovina se caracteriza por constituir un sistema socio-productivo mixto que concentra el 50 por ciento de los bovinos, el 85 por ciento de los ovinos y el 100 por ciento de los caprinos que forman parte del stock provincial. Esto significa que el 70 por ciento de las unidades ganaderas menores (UGM) totales de la provincia, se distribuyen en este sistema.

En la provincia del Neuquén desarrollan actividades ganaderas más de 3.500 productores, distribuidos en una superficie de 2.145.700 hectáreas (25 por ciento de la provincia) de los cuales aproximadamente el 95 por ciento posee explotaciones de menos de 2000 Unidades Ganaderas Ovinas.

El stock de caprinos representa un porcentaje importante del stock nacional, constituyéndose Neuquén, en la segunda provincia en términos de cabezas de ganado caprino del país.

El sistema ganadero mixto es netamente extensivo con pastoreo del monte o vegetación natural. La actividad se distribuye en las regiones más áridas de la provincia y presentan un alto grado de degradación y erosión por el sobrepastoreo.

La producción de carne y fibras es netamente estacional. El sistema produce principalmente carne y fibras (mohair y lana), pero también otros productos que se encuentran en etapas incipientes de desarrollo productivo y comercial, como el cashemere, cueros y animales de refugo.