Neuquén adhirió al plan agroalimentario federal 2010-2016

mayo 18, 2010

Según el subsecretario del Copade, Sebastián González el objetivo principal del plan es lograr que el país se convierta en una potencia agroalimentaria, para abastecer a los mercados externos y suministrar alimentos a la propia ciudadanía.

La provincia del Neuquén es parte -desde la semana pasada- del Plan Agroalimentario y Agroindustrial Participativo y Federal 2010-2016 que el gobierno nacional puso en marcha el viernes 14 de mayo, en un acto del que participó la presidenta Cristina Fernández junto a representantes de todas las provincias argentinas.

El objetivo fundamental del plan es construir -a futuro- una política agroalimentaria y agroindustrial argentina que brinde réditos económicos en la materia de exportaciones de productos derivados del agro, sin descuidar el abastecimiento interno, sea regional, local o federal.Y, por supuesto, haciendo hincapié en lo social a través de la incorporación a las prácticas tanto de los grandes productores agropecuarios como así de los pequeños empresarios, de los trabajadores rurales y de los emprendedores comunitarios y familiares.

En Neuquén, la subsecretaría del Consejo de Planificación y Acción para el Desarrollo (Copade) coordinará el proceso de adecuación metodológica para la elaboración de esta iniciativa en el territorio, tarea que demandará ocho (8) meses de ejecución. El viernes pasado, el ministro de Desarrollo Territorial Leandro Bertoya -a cuyo cargo está el Copade- y en representación de la provincia, fue el encargado de firmar el acta acuerdo con el ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, que efectiviza la adhesión al plan.

Previamente a la firma del acuerdo entre Nación y provincias y al lanzamiento oficial que realizara la presidenta argentina, un equipo técnico del Copade encabezado por su titular, Sebastián González, participó durante dos días consecutivos -jueves 13 y viernes 14- de un taller de integración con los demás estados provinciales y el sector académico. Según González “la idea fue sumar a esta iniciativa la mirada necesaria de todos los sectores, en la edificación de una política del sector que trascienda las fronteras nacionales, sin olvidar ni descuidar el mercado interno y la alimentación y salud de la población”.

El flamante titular del área de planificación del gobierno opinó al respecto que “desde el Estado nacional, la idea apunta -claramente- a cambiar la forma de relacionarse con el sector agropecuario del país. Se trata de una buena iniciativa”, dijo y agregó que “tal vez hubiese sido positivo implementarlo con anterioridad y recién llegó hacia el fin de la actual gestión de gobierno”, pero de igual forma aseguró que “siempre es mejor planificar que no hacerlo”.

Neuquén inició este proceso hace años

Recordó que “este proceso Neuquén lo concretó durante el año 2008, con una metodología similar a la que se plantea hoy desde Nación, desarrollado a través de las Plataformas de Acuerdo Sectoriales, que luego culminaran con la elaboración del Plan Productivo Provincial aprobado por la Honorable Legislatura en 2009, mediante ley Nº 2.669″.

Sebastián González afirmó que “la provincia se planteó su participación dentro de este proceso nacional como una oportunidad para actualizar, adaptar e incorporarle nuevas dimensiones a su propio plan productivo”. Y que “el plan federal apunta a organizar los diferentes sectores productivos a nivel nacional, para analizar la posibilidad de convertir a la Argentina -como una generalidad- y a cada región con sus características propias   -en lo particular-, en una potencia agroalimentaria a futuro. Esto tomando en cuenta las condiciones propias de la república, desde el punto de vista de los recursos naturales como de las capacidades humanas”.

El acuerdo al que adhirió Neuquén también busca, según explicó González, “lograr algunos consensos básicos a nivel nacional, en un ámbito caracterizado en los últimos años por un importante conflicto”. Sumó a ello que “el gobierno nacional reflexionó sobre este asunto y -a nuestra consideración- con muy buen tino, para generar una base de consenso mínima sobre la cual se construyan diferentes políticas públicas hacia el sector de los agroalimentos, que estén consensuadas no sólo con los actores sectoriales, esto es, cámara de productores o las asociaciones regionales que aglutinan a los diferentes sectores, sino también con la comunidad académica”.

El funcionario recordó que por eso, en el taller desarrollado el jueves y viernes de la semana pasada, “estuvieron representados los diferentes estamentos universitarios nacionales, los centros tecnológicos, el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) en definitiva -dijo- instituciones importantes que respaldan al sector productivo, además de las autoridades de cada provincia que son los estamentos territoriales”.

Metodología de reuniones

Luego de la firma del acta intención para aplicar esta metodología o proceso nacional en Neuquén y que el ministro Bertoya rubricara el viernes, la provincia comenzará a desarrollar algunas actividades que tienen que ver -precisamente- con esta adaptación del plan productivo neuquino a esa metodología.

El subsecretario del Copade detalló que “Nación plantea en este sentido, lo que ha dado en llamar la metodología de los ocho pasos, que incluye desde la definición de los objetivos estratégicos hasta el delineado de algunas políticas o programas específicos”.

Puntualmente indicó que “Neuquén analizará paso por paso esta forma de trabajar en el transcurso de los ocho meses que requiere el plan, con reuniones regionales con productores, un poco menos numerosas que las realizadas en 2008, y con el fin de definir lo hecho hasta el momento, las necesidades, los aspectos que no se contemplaron y que ellos consideran importantes de aplicar”.

“Así podremos mejorar el esquema de planificación -manifestó- desde la recuperación de una mentalidad productiva apropiada que permita encarar la tan mentada reconversión de la matriz productiva que todos los gobiernos provinciales han sostenido. Esto lo lograremos recuperando ese aspecto de hacer política que distinguió a Neuquén en el contexto nacional por décadas y que es la planificación, sectorial, participativa y abierta”.

Este aspecto es el que el Copade quiere resaltar dijo González, “porque sin planificación estratégica no alcanzan los programas, instrumentos o recursos financieros para aplicar al sector productivo en general. Hace falta tener una cultura de planificación permanente, flexible, adaptable. Como dijimos, el objetivo principal del plan es lograr que nuestro país se convierta en una potencia agroalimentaria, para abastecer a los mercados exteriores y suministrar alimentos a la propia ciudadanía y ambas metas son perfectamente compatibles, ya que la Argentina tiene los recursos como para enfrentar las dos ideas en forma simultánea. Para ello hay que organizarse, hay que llegar a acuerdos básicos con los distintos actores y no volver, luego de un tiempo, a los conflictos que los argentinos ya padecimos como consumidores desde nuestros propios bolsillos”.

Sebastián González informó que “el plan de Nación también tiene en cuenta las particularidades de cada región del país y, en el caso de Neuquén, se contemplará todo lo ejecutado desde 2008 pero también el hecho de haber comenzado otros procesos de planificación paralelos al sector agropecuario”. En este sentido, se destaca la formulación de un plan estratégico de desarrollo rural que se inició, que toma en cuenta la realidad de los pequeños trabajadores rurales y que será luego, incorporado a la iniciativa federal.

Explicó además que “Neuquén se encuentra trabajando con una franja de la economía denominada habitualmente ‘economías sociales’, englobando a las economías preriurbanas, a los micro emprendimientos como huertas comunitarias y familiares, los micro empresarios de servicios que se encuentran en las ciudades y para los cuales Neuquén diseñó -en la actual gestión de gobierno- una serie de políticas traducidas en leyes que los benefician ampliamente”.

“Todo esto se visualiza como una forma de brindar al ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación un mapa de la provincia ante el contexto nacional, en el que se distingan claramente sus características productivas, a qué se aspira en materia productiva en este marco de reconversión económica basada hoy en día en recursos no renovables y, que estén contemplados todos los estamentos de la población”, cerró el subsecretario de Planificación de la provincia.