El administrador del ISSN defendió el carácter solidario del sistema de la obra social provincial y aseguró que las prepagas “a las personas más grandes de edad, con menores sueldos, con muchas cargas de familia y enfermas, no las van a tomar”.

El administrador del Instituto de Seguridad Social del Neuquén (ISSN), Néstor Martín brindó hoy “tranquilidad a los afiliados de origen municipal” de la obra social provincial y señaló que “el gobierno provincial no va a abandonarlos. Vamos a estar atentos para ver qué soluciones encontramos. Estamos generando las acciones para ir resolviendo los pequeños problemas que ellos entienden que debemos resolver”.

El administrador defendió el “sistema solidario” de la obra social provincial y recordó que en su momento el municipio de Neuquén “eligió nuestro sistema de seguridad social de salud universal, equitativo y solidario, en representación de la totalidad de los empleados del municipio, no solamente de algunos”. Consideró que la propuesta del intendente Horacio Quiroga de que los empleados puedan optar por prepagas se contradice con el acuerdo vigente firmado, “que establece que las afiliaciones son de adhesión colectiva y que no contempla la posibilidad de que solo algunos afiliados desistan de la prestación y otros no”.

“Lo lógico hubiese sido que el intendente, frente a algunos requerimientos de sus empleados, nos hubiera convocado, porque en definitiva fuimos socios durante mucho tiempo”, aseguró Martín y añadió que “lo que le hemos manifestado es que se expresen sobre si quieren o no continuar con el convenio. Es como si estuviesen desistiendo parcialmente y el convenio no habla de esta posibilidad”.

Por otro lado, refiriéndose a las formas regulatorias de las obras sociales, el administrador del ISSN aclaró que “existen dos universos claramente definidos: uno es el régimen de obras sociales sindicales nacionales y sus convenios de colaboración con las prepagas y otro es el universo de obras sociales provinciales. El primero regulado por las leyes nacionales 23.660 y 23.661 y el decreto nacional 9/93, que es justamente el que habilita a la libre elección de obras sociales, pero de aquellas que están reguladas por el marco jurídico nacional. El segundo es el de las obras sociales provinciales, que son reguladas en cada provincia por una ley que le es propia, generalmente la ley de creación, y es por eso que no existe un sistema mixto entre un universo y el otro”.

“Por eso nosotros plantemos que el intendente tiene que definir en cuál de los dos sistemas quiere estar con todos sus trabajadores: o bien opta por el universo de obras sociales nacionales y prepagas o por el de la obra social provincial. Tendrán que encontrar solución para la totalidad de sus empleados”, concluyó.