Mes del papanicolau en el hospital Castro Rendón

septiembre 30, 2009

Será durante todo octubre. Las mujeres que lo requieran podrán acceder a este examen -para prevenir el cáncer de cuello de útero- sin necesidad de sacar turno. 

El servicio de Ginecología del hospital Castro Rendón -calificado como el de mayor complejidad de la provincia-, realizará durante octubre el “Mes del PAP (papanicolau)”.

Durante este mes todas las mujeres de 35 a 65 años que nunca se hayan realizado un Papanicolau o que el último estudio tenga una antigüedad de hace cinco o más años, podrán acceder a este examen sin necesidad de sacar turno.

El PAP es una manera eficaz de prevenir el cáncer de cuello de útero, es un examen sencillo, que no produce dolor, dura sólo unos minutos y es gratuito.

La jefa del servicio, Gabriela Luchetti, comentó que se hacen “muy pocos PAP en toda la provincia, tanto en el privado como en el público”. Dijo que la cobertura “es muy baja, llega al 30 o 35 por ciento, cuando -como mínimo- deberíamos cubrir el 80 por ciento de la población, en la edad que corresponde”.

Según el programa provincial este estudio se debe practicar a todas las mujeres desde los 20 años, o pasados tres años después de iniciada su actividad sexual (lo que ocurra primero), hasta los 65 años.

El cáncer de cuello de útero es causado por algunos tipos de HPV (Virus de Papiloma Humano), un virus muy común que se transmite generalmente a través de las relaciones sexuales. Existen alrededor de cien tipos de HPV, de los cuáles aproximadamente quince son cancerígenos. Igualmente, la infección por HPV no significa cáncer y se estima que pueden pasar hasta diez años antes de que las lesiones precancerosas o malignas produzcan la enfermedad.

A nivel local, Luchetti expresó que “lo más preocupante es que tenemos baja detección de lesiones pre malignas, por lo que no se está aprovechando ese período para, con el papanicolau, detectar estas lesiones y evitar que lleguen a un cáncer, e incluso provoquen la muerte”.

Como el cáncer de cuello de útero tiene su la incidencia máxima entre los 50 y los 60 años, “hay que buscar las lesiones pre malignas, diez años antes”, dijo la jefa de servicio, y explicó que por eso “vamos a ir a la población de riesgo, a las mujeres de 35 a 65 años, que nunca se hayan hecho un PAP o que el último sea hace cinco años o más, porque vamos a tratar de detectar la mayor cantidad posible de lesiones”.

La ginecóloga fundamentó la realización de este estudio en esa población especial (mujeres de 35 a 65 años que nunca se hayan hecho un PAP o que el último sea hace cinco años o más) en que “casi el 90 por ciento de las mujeres tiene un HPV, pero que al haber células cancerígenas y no cancerígenas, muchas veces, sobre todo en las mujeres menores de 30 o 25 años, se detectan lesiones que finalmente retrogradan”.

Luchetti mencionó que “la focalización en este grupo permite ahorrar recursos, los que se pueden utilizar para incentivar a los profesionales a hacer PAP, por un lado, y por el otro, a realizar actividades de difusión para que la comunidad conozca los beneficios de esta simple práctica”.

“Queremos que cada mujer que venga a atenderse, por ejemplo al cardiólogo, sepa que si está en el grupo indicado, va a tener el consultorio abierto, de 8 a 18, para hacerse el PAP, con accesibilidad plena”, finalizó Luchetti.