La convocatoria es en el centro de salud Almafuerte, ubicado en Gervasoni y El Búho de la ciudad de Neuquén.

Mañana a las 14 en el Centro de Salud Almafuerte, ubicado en Gervasoni y El Búho de la ciudad de Neuquén, se dictará el taller Yo Cocino Saludable. En esta oportunidad se elaborarán platos para Navidad y Año Nuevo, que contemplan la alimentación saludable.

Ángeles Hernández, técnica gastronómica, es la encargada de llevar adelante los talleres Yo Cocino en los centros de salud de la zona Sanitaria Metropolitana, con el apoyo de las nutricionistas de los establecimientos y los jefes del centro de salud.

Durante los encuentros se promueven habilidades culinarias, promocionando el consumo de verduras y frutas; se desalienta el consumo de sal y productos industrializados; se fomenta el consumo de agua; y se crean redes interinstitucionales.

“Esta vez estamos cocinamos saludable en las fiestas y además incluimos recetas sin gluten aptas para celíacos”, manifestó Hernández y explicó que “ideamos cuatro preparaciones que llenarán nuestras mesas de alimentos frescos y cargados de nutrientes”.

La iniciativa apunta a mostrar que es posible disfrutar de las fiestas evitando los excesos y ofrecer sabores frescos y de estación, solo es necesario organizarse para tener todos los ingredientes y dedicarle tiempo a la cocina. “Pongamos en valor nuevamente la comida casera, hecha con amor para nuestros seres queridos”, expresó la técnica gastronómica.

El próximo taller es mañana a las 14 en el centro de salud Almafuerte, ubicado en Gervasoni sin número y El Búho de la ciudad de Neuquén. Los anteriores se dictaron en los centros de salud Villa María, Don Bosco II, San Lorenzo Sur y Parque Industrial.

Recetas

En primera instancia se prepara agua saborizada de frutos rojos, con alguna hierba que aporte frescura y sabor. Son bebidas fáciles de preparar y económicas.

Luego, se continúa con un clásico de las mesas navideñas: la torre de panqueques o torre primavera. En esta oportunidad dejan de lado la mayonesa, los fiambres y embutidos; y lo hacen basándose en legumbres y vegetales, logrando un plato colorido con alto poder de saciedad.

Por último, la mesa dulce ofrece un budín apto para celíacos elaborado con harina de arroz y coco, cargado de frutas que le dan una textura súper húmeda, entre ellas manzana del valle. Y por otro lado, un turrón de maní y semillas de chía. El mismo aporta los beneficios de los frutos secos sin la carga extra de azúcar que tienen los productos industrializados.