Maestra neuquina recibirá una distinción por parte de la Presidenta de la Nación

septiembre 10, 2009

Se trata de la docente Marta Gladis Elizabeth Ruta, de la escuela forestal Nº 162 del paraje Charra Ruca, que fue designada como “maestra ilustre 2009″ en representación de Neuquén. La ceremonia se hará el 11 de septiembre, en Buenos Aires, como parte de los festejos por el Día del Maestro.

Maestra Ilustre.

Ayer fue designada como “maestra ilustre 2009″ la docente Marta Gladis Elizabeth Ruta, de la escuela primaria forestal Nº 162 del paraje Charra Ruca, cerca de Andacollo. El viernes 11 de septiembre, como parte de los festejos por el Día del Maestro, la educadora recibirá la distinción en representación de la provincia de Neuquén de manos de la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner.

Ruta, con casi treinta años en la docencia, manifestó que la noticia del homenaje “fue una sorpresa, porque estoy en la última etapa de mi carrera y de acá a fin de año me estoy por jubilar”. Antes de viajar a Buenos Aires, la docente fue recibida hoy jueves por la mañana en esta capital por el ministro de Gobierno, Educación y Cultura, Jorge Tobares en su despacho de la Gobernación.

Ruta consideró que “lo que se destacó, sobre todo, es el trabajo que hace todo el equipo de la escuela; también los padres, los alumnos y toda la comunidad que nos apoya” y recordó que la primaria Nº 162 “es la primera escuela forestal de la provincia de Neuquén”. Por eso, la docente neuquina planea presentar en Buenos Aires una reseña de las actividades que se realizan en este colegio rural.

La escuela primaria Nº 162 fue creada hace 24 años, pero recién en 1991 adoptó la modalidad forestal. “El proyecto de escuela forestal nace a partir del primer maestro de la escuela, don Isidro Belver, porque él observó que tenía muchos alumnos con sobre edad en escolaridad primaria y, teniendo en cuenta que ya estaban en pleno desarrollo los primeros bosques comunales de Huinganco, vio que era una salida laboral para cuando los chicos egresaran”, relató Ruta.

Señaló luego con orgullo que “nuestros alumnos hasta el día de hoy, cuando egresan, aparte de su certificado de séptimo grado, también son cadetes forestales”. La matrícula actual del colegio es de 22 estudiantes, que realizan prácticas en huerta y talleres diversos. Trabajan allí otros dos maestros y un docente en técnicas agroecológicas.

La docente homenajeada, que pasó gran parte de su carrera en colegios rurales, afirmó: “para mí, toda la carrera fue satisfactoria; será porque soy una maestra de vocación, pero he tenido la suerte de trabajar en lo que me gustó”.

Recalcó también que “la zona rural tiene el encanto de los chicos, que les gusta aprender y les gusta ir a la escuela, la inocencia, el apoyo de los padres y todo eso que uno les puede brindar para insertarse en este mundo que cambia día a día”.

Treinta años en la docencia

En su trayectoria docente, Marta Ruta se distinguió por su compromiso con las comunidades educativas de áreas rurales de Neuquén, ejerciendo como maestra de grado y maestra jardinera.

“Soy de Santa Fe y vine a trabajar como maestra especial a Tricao (Malal), en 1978, si mal no recuerdo, y en ese momento hacían falta maestros de grado, así que el director, cuando vio que tenía el quinto año completo, me puso al frente de un grado”, recordó la docente.

Agregó que “ahí nació mi vocación, en Tricao Malal, y siempre digo que me sentía ahogada, en el principio, por la zona montañosa, porque yo venía de la llanura, pero hoy ya me acostumbré”.

A partir de 1981, se desempeñó como maestra en la escuela primaria Nº 30 de Las Ovejas. Después, indicó, “trabajé en varias escuelas del interior y fui a Bariloche, ahí hago el profesorado de enseñanza primaria”.

En 1985, titularizó como maestra de grado en la centenaria escuela Nº 28 de Andacollo. “Casi toda mi carrera, 26 años, hace que estoy acá en la zona, en el norte neuquino, sobre todo en la escuela Nº 28 de Andacollo y mis últimos cinco años en la escuela primaria forestal de Charra Ruca”, relató.

En 2003, accedió a la dirección de la escuela Nº 162 y desde ese cargo gestionó proyectos con orientación forestal, lo que le demandó una fuerte dedicación a los trabajos comunitarios interinstitucionales, en los que se destacó por su creatividad y perseverancia.