“Los recursos naturales no se regalan”, dijo el gobernador Jorge Sapag

julio 20, 2009

El mandatario asistió hoy al mediodía a la concentración convocada por el sindicato petrolero para apoyar el acuerdo logrado la semana pasada. Del acto participaron el gobernador rionegrino, Miguel Saiz; el subsecretario de Coordinación y Control de Gestión del ministerio de Planificación Federal, Roberto Baratta, y el titular del gremio, Guillermo Pereyra, entre otros. Discurso del gobernador Jorge Sapag Audio y Texto

Gobernador Jorge Sapag.

El gobernador Jorge Sapag participó hoy al mediodía del acto convocado por el sindicato del Petróleo y Gas Privado de Río Negro y Neuquén en esta capital, en apoyo al acuerdo celebrado la semana pasada para mantener los puestos de trabajo y aumentar las inversiones en el sector. El mandatario dijo que “los recursos naturales no se regalan”, y ratificó el contenido federalista de las gestiones realizadas en Buenos Aires con la presidenta de la Nación, Cristina Fernández.

El mandatario, en el palco montado en la Vuelta de Obligado y ante una multitud de más de cinco mil personas, rechazó las críticas recibidas por “dirigentes políticos y de la oposición” cuando en realidad se trataba de defender las fuentes de trabajo en un proceso que afecta a un sector muy relevante de la actividad económica de la provincia. Al respecto, dijo que el acuerdo es más que el resultado de una negociación individual o de la gestión de un gobierno, en realidad responde al “trabajo de todos” los sectores.

Del acto participaron también el gobernador rionegrino, Miguel Saiz; el subsecretario de Coordinación y Control de Gestión del ministerio de Planificación Federal e Infraestructura de la Nación, Roberto Baratta y el secretario general del sindicato, Guillermo Pereyra; los intendentes de Plaza Huincul, Alberto Crespo y de Catriel, María Rosa Iémolo, entre otros dirigentes y funcionarios de las provincias de Neuquén, Río Negro y La Pampa.

El mandatario neuquino subrayó la importancia de la intervención de la jefa de Estado Cristina Fernández cuando, el lunes pasado, decidió que se destrabaran las negociaciones para modificar el precio del gas en boca de pozo.

Esa gestión habilitó la suba de un dólar por millón de BTU -British Termal Unit- al precio del fluido para las centrales térmicas. En consecuencia, la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico SA, Cammesa, pagará 2,40 dólares el millón de BTU. Además, se obtuvo un aporte de unos 350 millones de dólares del fondo del gas para desarrollar inversiones en la cuenca neuquina.

Este esquema modificará los ingresos provinciales por este recurso y hará más atractiva la actividad extractiva y se garantiza la continuidad de puestos de empleo. Por ese motivo, el gobernador Sapag agradeció también la participación de Baratta en las negociaciones.

Luego se refirió a las dificultades de gobernar en tiempos de crisis, pero indicó que es necesario actuar con solidaridad “y un concepto claro del federalismo y del desarrollo hacia el interior”. También hay que actuar claramente con los recursos naturales, que “no se regalan”, y en este tema, “las provincias patagónicas actuaron con generosidad” hacia la Nación, en especial desde 2001, cuando la “crisis terminal que puso al país al borde de la disolución” planchó los precios del gas y del petróleo.

Sapag fue enérgico al afirmar que “las provincias productoras entregamos al país nuestro gas y nuestro petróleo, pero reclamamos también una compensación justa” porque “la Patagonia tiene suficiente gas para abastecer tres veces a nuestra Argentina, sin necesidad de importarlo de Bolivia como se hace en la actualidad”.

Por último y luego de agradecer la presencia de Saiz, el gobernador Sapag convocó a “trabajar por una Argentina digna con justicia social, con integración social” con el fin de vivir en “la patria justa y digna que nos merecemos”.
El acto

Previo al acto central en inmediaciones de la estación del ferrocarril, los funcionarios se reunieron en la sede del sindicato petrolero con el secretario general Guillermo Pereyra, ubicada en calle Santa Cruz 210 de esta ciudad y luego se dirigieron -caminando- por calle Mitre y avenida Olascoaga hasta el palco de Vuelta de Obligado.

También asistieron ministros de los gabinetes provinciales de Río Negro y Neuquén; representantes sindicales y trabajadores de la Confederación General del Trabajo (CGT) Regional Neuquén; del Sindicato del Petróleo y Gas Privado de La Pampa; Federación de Sindicatos Municipales; Empleados de Comercio; Camioneros; Mecánicos; del Personal Jerárquico y Profesional del Petróleo y Gas Privado; trabajadores de numerosas empresas hidrocarburíferas y de servicios que operan en la región y delegaciones de varias localidades rionegrinas y neuquinas.

En primer lugar se leyó el acta firmada la semana pasada en Buenos Aires por los representantes gremiales, empresas y autoridades nacionales y de las provincias de Neuquén, Río Negro y La Pampa y que “beneficia -según se dejó constancia- a los pueblos que rodean la cuenca hidrocarburífera y es el puntapié inicial para reactivar las economías regionales”.

Luego de la lectura de cartas de salutación del secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales Patagónicos, Luis Martínez y de Hugo Moyano, titular de la Confederación General de Trabajadores de la República Argentina (CGT), se dirigió a los presentantes el gobernador de Río Negro, Miguel Saiz, quien celebró el acuerdo logrado y mencionó como “objetivos sustanciales” del mismo “el mantener las fuentes de empleo de nuestra gente, pero también renovar las inversiones en los recursos naturales que los patagónicos, generosamente, le aportamos a toda nuestra nación de la cual formamos parte, sin que por ello dejamos de defender nuestros derechos como productores de recursos no renovables”.

Saiz convocó a “seguir trabajando en esta Argentina grande que soñaron nuestros abuelos, que inventaron nuestros padres y que seguramente es responsabilidad de todos nosotros” y subrayó que “hoy, unidos como patagónicos y como argentinos, comienza una etapa nueva en la actividad del petróleo y gas en las provincia de Río Negro y Neuquén” y que “ese camino debemos transitarlo con absoluta responsabilidad, pero también con absoluta defensa de nuestros derechos y sin olvidar el absoluto respeto de nuestras obligaciones”.

Poner en marcha nuevamente la actividad

La lista de oradores se completó con Guillermo Pereyra quien recordó que “hace aproximadamente un año los trabajadores petroleros comenzamos a observar la caída de más de tres mil puestos de trabajo, de la mano de la baja rentabilidad de las empresas que iniciaron la paralización de equipos y yacimientos, y de la caída en el precio del barril de petróleo crudo a niveles internacionales”.

En contraposición destacó “la esperanza y fortaleza de los petroleros, que no bajamos los brazos, que luchamos, que comenzamos las negociaciones con empresas y funcionarios, de la mano de políticos como los gobernadores de Río Negro, Miguel Saiz y de Neuquén Jorge Sapag, que no nos abandonaron en ningún momento”. Y, en el caso de Sapag, sostuvo que “estuvo más de once horas sentado con las autoridades nacionales del ministerio de Planificación y con la presidenta Cristina Fernández, defendiendo los derechos de los trabajadores pero también de los Estados patagónicos como productores de gas y petróleo”.

“Estos son los gobernantes que queremos -sumó el titular del gremio petrolero-, los que no sólo prometen sino que resuelven los problemas, en una mesa de negociación y articulando acciones, junto al secretario de Recursos Naturales, Guillermo Coco que también nos estuvo acompañando en toda esta lucha”.

Guillermo Pereyra enumeró como logros fundamentales del acuerdo como “poner en marcha nuevamente la actividad en las tres provincias que nos unimos; cortar con la ola de despidos masivos o cesantías; encender los equipos otra vez en todos los yacimientos y así, cumplir con la dignidad de los compañeros de llevar el pan a su casa con su trabajo y no con un subsidio por desempleo”. Mencionó además un aumento salarial de más de dos mil pesos para todo el sector; el inicio de paritarias para discutir condiciones laborales en las provincias de La Pampa, Río Negro y Neuquén y la apertura desde este miércoles, de las convenciones colectivas de trabajo en las refinerías de estos tres territorios productores de hidrocarburos.

Finalmente, el sindicalista agradeció a los afiliados que “a pesar de las medidas de fuerza impulsadas no cortaron el gas” porque “no podíamos permitir que ante las bajas temperaturas que vive todo el país, los argentinos no tuvieran calefacción; o ante la pandemia de gripe A que enfrentamos se desatendieran los servicios de salud en hospitales y, porque somos dirigentes responsables que no jugamos con las necesidades de la gente”.