Se trata de un grupo de 25 chicos que asisten a la organización ubicada en el barrio Confluencia. El viaje se enmarca en el programa de Turismo Social por Intercambio dependiente del ministerio de Salud y Desarrollo Social.

 

El gobierno de la provincia de Neuquén, a través del ministerio de Salud y Desarrollo Social, organizó un nuevo viaje del programa Turismo Social por Intercambio para niños y niñas que asisten al merendero Luz de Esperanza del barrio Confluencia de Neuquén capital. Los niños partieron hoy por la mañana hacia Villa La Angostura acompañados por la concejala y madrina del merendero, Andrea Ferracioli; y colaboradoras del merendero.

La concejala, Ferracioli informó “nos vamos hoy para Villa La Angostura a hacer un viaje de turismo para que los chicos conozcan”, y agregó que allí “habrá actividades deportivas, vamos a conocer los puntos de interés de Villa La Angostura, y vamos a dormir en la Planta de Campamento (N°3)”, asimismo informó “llevamos cocinero y vamos a hacer actividades con un profe de educación física; y por supuesto viajan las chicas que todos los días están con ellos en el barrio”.

Además, detalló que el viaje se enmarca en “un programa que tiene el ministerio de Salud y Desarrollo Social, a través del cual en diciembre viajamos a Villa El Chocón, y allí hicimos tirolesa y otras actividades deportivas”.

La coordinadora del merendero Silvia Barrientos comentó que a diario 80 niños y niñas asisten al comedor del barrio Confluencia.

Respecto al programa informó que “lo que se hace es llevar a los niños, a través de la provincia, a diferentes lugares. Esta es la segunda vez que nos toca a nosotros, así que estoy muy agradecida con el gobernador Omar Gutiérrez y con la directora (general de Turismo Social por Intercambio), Mabel Brito quien nos propuso el viaje”.

Finalmente expresó que “de la mano del deporte y a través de este merendero buscamos contener a los chicos y darles la posibilidad de tener una mejor calidad de vida”.

La coordinadora del merendero Silvia Barrientos informó “además de servir la leche tenemos un ropero comunitario, ayudamos a los chicos con apoyo escolar, hacemos visitas a las familias y nos preocupamos por la situación que ellos viven, que vayan al colegio y hagan deportes”.

En cuanto al viaje expresó “muchos de los niños más que este lugar no conoce, muchos no han ido ni siquiera a Centenario o a Plottier, así que para nosotros es una alegría inmensa”, asimismo dijo “ninguno durmió, llegué antes de las 7 y estaban sentados acá afuera, algunos llegaron a las 6 de la mañana”.

Esta actividad busca generar y promover espacios vivenciales educativos para la inclusión social y el cumplimiento efectivo de los derechos de los niños, niñas y adolescentes.

Al merendero, ubicado en la esquina de las calles Tronador y Pomona, asisten alrededor de 80 niños de la zona que reciben una copa de leche, ropa, calzado, ayuda escolar y realizan actividades deportivas.

La concejala Andrea Ferracioli acompañó a los chicos y chicas al viaje a Villa La Angostura.