Así lo afirmó el ministro de Desarrollo Social en el acto de conmemoración del Día de los Trabajadores de Hogares de niñas, niños y Adolescentes de Neuquén, realizado hoy en el salón Mirta Tronelli de la cartera Social.

El ministro de Desarrollo Social, Alfredo Rodríguez, presidió hoy en el salón Mirta Tronelli de esa cartera, el primer acto en celebración del Día de los Trabajadores de Hogares de Niños y Adolescentes, que fuera instaurado a través de la recientemente sancionada ley provincial 2827 en octubre de este año.

El acto contó con la participación del diputado por el bloque del Movimiento de Integración y Desarrollo (MID), Ricardo Rojas -autor de la ley- y consistió en la presentación de un protocolo de desarrollo integral, a cargo del licenciado Luis Olmos. Además, se proyectó un video sobre la sesión legislativa del tratamiento de la ley y se entregaron ejemplares originales de la misma a los nueve hogares dependientes de la cartera social. Finalmente, las autoridades presentes pronunciaron palabras alusivas a la conmemoración.

La ley provincial 2827, que instaura el 20 de noviembre como el Día de los Trabajadores de Hogares, establece que la misma responde “al reconocimiento de un colectivo laboral que busca visibilizar su identidad social y laboral”.

El ministro Rodríguez destacó “la abnegada labor que desempeñan estos trabajadores las 24 horas del día los 365 días del año, desde un compromiso que excede lo laboral y con un alto compromiso altruista, humano y solidario”.

“Cuando asumí la responsabilidad de conducir este ministerio me encontré con que los hogares ni siquiera tenían una planta funcional conformada. Hoy, fruto del trabajo y el ordenamiento, esa situación pudo revertirse”, manifestó Rodríguez y afirmó: “hoy trabajamos en brindar los recursos materiales necesarios para una tarea óptima y en contar con más y mejor infraestructura”.

El ministerio de Desarrollo Social, como órgano de aplicación de la ley provincial 2302, desarrolla medidas de protección de la infancia expuesta a situaciones de alta vulnerabilidad y riesgo. Para ello cuenta con instituciones conocidas como “Hogares de contención” que acogen a niños, niñas y adolescentes, con discapacidades, sin cuidados o negligencia parental, abandono, maltrato, abuso sexual, violaciones, crisis convivenciales, adolescentes en conflicto con la ley penal, madres adolescentes, víctimas de explotación sexual o laboral y otras problemáticas asociadas.

Día de los Trabajadores de Hogares de niñas, niños y Adolescentes de Neuquén

La instauración de la celebración de este día posee un alto contenido simbólico, ya que se conmemora a nivel internacional la declaración de la Convención Internacional de los Derechos del Niño, tratado que define los derechos humanos básicos que disfrutan los niños y niñas en todas partes del mundo.

Los educadores de hogares asumen una modalidad de trabajo personalizado de cuidado, protección y afecto, contenedor de conflictos, con acompañamiento diario en las cuestiones de la cotidianeidad: alimentación, aseo personal, educación no formal, además del cuidado de su salud física y mental, recreación, apoyo en tareas escolares; en definitiva, el acompañamiento y guía en las rutinas diarias, buscando dinámicas más parecidas a la vida cotidiana de sus pares no institucionalizados. Un trabajo que trata de trascender la atención al interior del hogar, ampliándolo al medio familiar y proyectándolo al medio comunitario.