Con la presencia del gobernador Omar Gutiérrez, arribó esta tarde a la ciudad de Neuquén la Virgen de Luján, que acompañó a las tropas argentinas durante la guerra con Inglaterra en las Islas Malvinas en 1982. Luego de 37 años, la imagen fue devuelta por ese país al Papa Francisco, quien la bendijo.

La imagen de la Virgen de Luján que acompañó a los soldados argentinos en la Guerra de Malvinas fue recibida por los ex combatientes e integrantes del Centro de Veteranos de Guerra Malvinas Argentinas de Neuquén en el Aeropuerto Internacional Presidente Perón. Desde allí fue trasladada en caravana hasta el Cenotafio de Veteranos de Malvinas en el centro de la ciudad.

El gobernador Omar Gutiérrez participó del recibimiento y señaló que “no hay palabras para describir, a quienes estuvieron defendiendo las islas (Malvinas) y nuestra soberanía allí, reencontrarse con la virgen”. Además, precisó que “donde hubo guerra y confrontación, la Virgen es el ejemplo de la unidad, los contuvo y fue custodiada y devuelta por los británicos. Es un ejemplo de unidad y siempre tendiendo un puente de amor y de paz”.

“Hoy es un día principalmente de revancha, de reconocimiento y de mucha luz para quienes allí vivieron hermanados con la presencia de esta virgen y ahora está acá”, dijo Gutiérrez y agregó que “este es un logro de los veteranos de Malvinas”.

El gobernador Omar Gutiérrez señaló que “no hay palabras para describir a quienes estuvieron defendiendo las islas (Malvinas) y nuestra soberanía allí, y que hoy pueden reencontrarse con la Virgen”

Indicó que “estamos felices de que la hayan ido a buscar y agradecidos de que el Papa Francisco haya intercedido, que hoy esté en un punto federal como es Neuquén y pueda recorrer todo el país”.

“Es importante que hoy estemos acá junto al Ejército y los veteranos de guerra de Malvinas. Eso no deja dudas de que la Virgen nos une y que, según los excombatientes, la Virgen era todo”, dijo el gobernador.

Finalmente, el mandatario provincial recordó al recientemente fallecido, ex intendente de la ciudad de Neuquén, Horacio Quiroga, que fue pionero en construir el Cenotafio.

La imagen de la Virgen de Luján permanecerá unos días en Neuquén y recorrerá varias ciudades.

Por su parte, el padre Vicente Martínez señaló que “ayer la Virgen estuvo en Luján, con una basílica llena de veteranos de todo el país. Todos contentos porque finalmente está en casa. Como la vimos allá en las trincheras está tal cual hoy, muy bien conservada”.

“Les agradecemos a los británicos que la conservaron muy bien y han tenido esa generosidad de devolvérnosla en un gesto que es propio de María, porque en su seno, lo divino y lo humano se fusionaron”, dijo.

Para finalizar, por el Centro de Veteranos de Neuquén, Daniel David agradeció a todos “por haber elegido acompañarnos” y especialmente la presencia del gobernador Omar Gutiérrez.

“A mí no me gusta llamar al padre Vicente Martínez, veterano de Malvinas, porque él no tenía armas, porque él era el cura de Malvinas que tenía a la virgen, para los que eran católicos y para los que no lo eran”, dijo y agregó “ese es el mandato de la virgen y representó en nosotros una fuerza increíble”.

Participaron del acto, el ministro de Gobierno, Juan Pablo Prezzoli; el secretario de Desarrollo Territorial y Ambiente, Jorge Lara; autoridades provinciales y funcionarios municipales, además del Padre Daniel, capellán de las Fuerzas Armadas de Neuquén.

Luego de 37 años de estar en Inglaterra y por gestiones de la Iglesia, días atrás la Virgen fue entregada y bendecida por el Papa Francisco en la Plaza de San Pedro. Allí, la entregaron un representante de la iglesia y 10 excombatientes ingleses. Ahora, la Virgen permanecerá unos días en Neuquén y luego será llevada a General Roca y recorrerá la provincia de Río Negro, para seguir luego su visita a distintos puntos del país.

 

El Padre Vicente Martínez, capellán en la Guerra de Malvinas, en el momento en que arriba al Aeropuerto de Neuquén con la Virgen de Luján.