A través del Programa de Desarrollo Agropecuario (Proda), Neuquén mostró las potencialidades de agricultura urbana en la generación de espacios saludables, con una presentación específica sobre la experiencia de huerta terapéutica que se lleva adelante en el hospital Heller desde hace tres años. La presentación se realizó en la ciudad de Buenos Aires, durante el XI Congreso Argentino de Salud Mental.

Organizado por la Asociación Argentina de Salud Mental, el congreso se realiza desde ayer hasta mañana, repitiendo su carácter internacional que convoca a miles de personas de diversos países.

Bajo el nombre “Cultivando espacios de bienestar. Experiencias de articulación interinstitucional en políticas públicas para el abordaje de la salud mental, en el marco de la agricultura urbana”, el coordinador general del Proda, Ariel Zabert, expuso los alcances y posibilidades de este dispositivo que se consolida como un espacio socioproductivo saludable en múltiples aspectos.

En su disertación, Zabert defendió la importancia de atender las demandas implícitas y explícitas de la sociedad neuquina vinculadas a la salud de las personas y de las comunidades. En este sentido, sostuvo “se trata de mantener una tensión positiva entre lo productivo y lo terapéutico, para construir espacios de inclusión, abiertos y saludables”.

La orientación terapéutica del trabajo hortícola es reconocida en el mundo como una actividad específica que genera la agricultura urbana y, además, se presenta como una demanda cada vez mayor, que incluye a instituciones y organizaciones vinculadas con la salud y el bienestar general de las personas.

La actividad hortícola reporta un bienestar físico y anímico ampliamente valorado. El trabajo diario en la huerta, la vinculación con la tierra, el lazo social que se establece entre pares, y la reafirmación de prácticas saludables, son de hecho actividades que reconfortan y contribuyen de modo positivo en el plano subjetivo y en las dinámicas grupales.

En este esquema, hace aproximadamente tres años surgió la necesidad de hacer una huerta junto al Servicio de Salud Mental del hospital Heller. A poco de andar, todas las proyecciones iniciales fueron superadas, revelando potencialidades y produciendo experiencias sumamente valiosas para la salud en general, y en particular para la salud mental de los pacientes ambulatorios del hospital que acuden por diferentes problemáticas.