Lanzan en Neuquén la campaña de nacional de vacunación contra el sarampión y la poliomielitis

septiembre 25, 2009

Desde el próximo lunes 28 y hasta el 31 de octubre estará en vigencia la campaña nacional de vacunación contra el sarampión y la poliomielitis. Se estima que se vacunará a una población de 60 mil niños neuquinos menores de 5 años. Las dosis se aplicarán gratuitamente en centros vacunatorios públicos y privados.

Campaña de vacunación.

Se realizó esta mañana en el salón Socios Fundadores de CALF de Neuquén, el lanzamiento de la campaña nacional de vacunación Seguimiento de Sarampión y Complementaria de Poliomielitis. El objetivo de esta iniciativa es consolidar la erradicación de ambas enfermedades, evitar la diseminación del virus Sabin derivado e interrumpir la transmisión endémica de la rubeóla y el Síndrome de la Rubeóla Congénita (SRC).

La campaña es gratuita y obligatoria y se pondrá en marcha a partir del próximo lunes 28 hasta el 31 de octubre en todos los centros vacunatorios -públicos y privados- de la provincia del Neuquén. Tiene como población objetivo a niños menores de cinco años, a los que se les aplicará una dosis de la vacuna Doble Viral (Sarampión/ Rubéola) – independientemente de haber recibido esta vacuna con anterioridad o de haber padecido la enfermedad-, y una dosis adicional de vacuna Sabin (Oral Polio Vaccine).

En la ocasión, la directora general de Atención Primaria de la Salud -dependiente de la subsecretaría de Salud de la provincia-, Viviana Herrera señaló que “esto tiene que ser una alegría; es decir, que la ciencia haya logrado un medio para prevenir enfermedades tan serias como el sarampión y la polio (poliomielitis) y que además podamos tener a disposición de todo el mundo esas vacunas, tiene que ser más allá de una obligación un verdadero festejo y tenemos que llevar a nuestros hijos a vacunar con alegría”.

Acerca del número de casos de estas enfermedades en la provincia, la funcionaria manifestó que “por suerte no tenemos, porque existe una vigilancia constante tanto de las enfermedades eruptivas como es el sarampión; como de lo que se llama parálisis flácidas que son las situaciones clínicas que pueden hacer sospechar una poliomielitis; no hemos tenido casos en el último tiempo y en realidad el sarampión es una enfermedad que está en vías de erradicación como lo fue la viruela”.

En tanto que en la Argentina, según la titular del Programa de Inmunizaciones de la subsecretaría de Salud, Irene Wiettig, se detectó en abril de este año en la provincia de San Luis el caso de un niño que, luego de haber sido internado en el Hospital Garraham para realizarse estudios debido a patologías previas, manifestó dificultades para deambular. Así fue como – según lo explica un informe del Laboratorio Nacional del Referencia- se aisló un virus Sabin derivado con mutación. Fue por eso que desde el ministerio de Salud de la Nación y desde la Comisión Nacional de Inmunizaciones se decidió hacer una campaña para disminuir el número de susceptibles y el riesgo de transmisión.

“El Sabin derivado se produce por que la vacuna Sabin contiene virus atenuados, éstos, una vez que nosotros vacunamos a los niños, van circulando en la comunidad hasta encontrar un chico susceptible no inmunizado, provocándole en ese caso una parálisis y eso es lo que pasó acá en la Argentina”, explicó Wiettig.

La referente del programa de inmunizaciones resaltó que en el caso de esta campaña “se trata de dosis adicionales al calendario de vacunación” y agregó que “además se va a completar el esquema de vacunas de aquellos chicos que se retrasaron por no recibir las dosis obligatorias durante la época de la pandemia (de gripe A H1 N1)”.

“En Neuquén hay 60 mil chicos para vacunar por lo que pedimos la colaboración de toda la comunidad”, y en ese sentido Wiettig remarcó el apoyo de la cooperativa CALF y del Rotary Club, por su marcado sentido de responsabilidad social en materia de prevención de enfermedades.

“Yo apelo no sólo a la responsabilidad social de los padres, sino también a la de los abuelos para que cuenten la importancia de vacunarse a sus hijos y nietos – agregó la directora Viviana Herrera-, porque son ellos los que vivieron la época de la polio (poliomielitis) y saben del daño individual, familiar y social que provoca”. “Los planes de vacunación resultan en tanto la población cubierta sea muy amplia y entonces así estamos haciendo una protección general de la sociedad contra esas enfermedades”, cerró Herrera.

Del acto lanzamiento de la campaña nacional de vacunación en Neuquén participaron por la subsecretaría de Salud Irene Wiettig y Viviana Herrera; el titular de la Cooperativa CALF, Marcos Silva; la diputada provincial Graciela Castañon de la Comisión de Desarrollo Humanos y Social de la Legislatura y la coordinadora general del ministerio de Salud, Mirta Brizzi.

Acerca del sarampión y la poliomielitis

El sarampión es una enfermedad eruptiva altamente contagiosa, que antes de la introducción de la vacuna (1960), producía en el mundo 130 millones de casos y de siete a ocho millones de muertes cada año. En Argentina, la vacuna antisarampionosa fue incluida en el Esquema Nacional de Vacunación, en 1970. En 1993, el país se incorporó al Plan de OPS/OMS de Erradicar el Sarampión de la Región de las Américas. Desde 1998 y hasta la actualidad, se comenzó a aplicar la vacuna Triple Viral (Sarampión- Rubeóla- Parotiditis) al año y al ingreso escolar.

Estas acciones permitieron que, ya en el año 2000 no se detectaran más casos autóctonos de sarampión, pero se continuó con la aplicación de dosis a modo preventivo porque existe la amenaza de casos importados, ya que la circulación de la enfermedad no se ha interrumpido en otros continentes.

En el caso de la poliomielitis, la vacuna apareció a mediados de la década del 50. Durante siglos, esta enfermedad fue causa de invalidez y muerte en la infancia. En 1988, la Organización Mundial de la Salud (OMS) impulsó la iniciativa global para erradicar la enfermedad hacia el año 2000.

En 1991, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) detectó el último caso de poliomielitis en la Región de las Américas y desde entonces a la fecha no se registra transmisión autóctona del poliovirus salvaje en los países americanos.

La erradicación global de la enfermedad aún no se concretó y en la actualidad existen vías de reintroducción del virus, por la circulación del virus salvaje en otras regiones del mundo y por la circulación de virus atenuados.