El gobernador Omar Gutiérrez se puso al frente de la remediación del norte neuquino por el temporal que dejó mayores inconvenientes en Barrancas.

El gobernador Omar Gutiérrez junto a funcionarios de distintas áreas recorrieron la zona afectada por el temporal del lunes en el norte neuquino y dispuso de diversas acciones para asistir a las familias damnificadas, remediar los sectores urbanos y restablecer los servicios esenciales.

Durante la jornada se pudieron restablecer servicios en las localidades de Barrancas y Buta Ranquil, mientras se sigue trabajando con el objetivo de asistir a las familias más afectadas.

En Barrancas la lluvia generó graves inconvenientes en viviendas, calles y servicios básicos y se trabajaba en forma sostenida para recuperar la traza urbana y la totalidad del servicio de gas.

El secretario del Interior y Gobiernos Locales, Osvaldo Llancafilo destacó el acompañamiento provincial para brindar ayuda a los gobiernos municipales afectados por el temporal.

Resaltó también el trabajo de Vialidad Provincial y Nacional para facilitar el ingreso a los pueblos. Y explicó que se trabajó en forma intensa por los diferentes problemas que se generaron tanto en la trama urbana como en las rutas y zonas rurales.

El funcionario recorrió las zonas afectadas de Buta Ranquil junto al intendente Pedro Cuyul, y ratificó que “la situación se encuentra controlada y con los equipos trabajando”. Por la tarde, el secretario estaba viajando a Tricao Malal, donde se prevé brindar asistencia a familias en zona rural, donde se inundaron cinco viviendas.

En tanto, el titular de Defensa Civil, Martín Giusti, indicó que se pudo recorrer la zona de Barrancas y Buta Ranquil, donde además de se pudo constatar el estado de rutas.

“En Barrancas y en las zonas afectadas ya están todos los organismos provinciales trabajando”, sostuvo Giusti, quien destacó que todos los equipos de provincia respondieron en forma rápida ante esta situación, que además contó con la presencia del gobernador.

Gutiérrez aprobó el envío de fondos destinados para las familias que perdieron sus pertenencias, además dispuso el envío de módulos alimentarios, colchones, frazadas y agua mineral para asistir a los habitantes.

A través de Defensa Civil se dispuso la provisión de casi 200 bidones de agua por cinco litros, más de 30 colchones, módulos, rollos de nylon y más de 80 frazadas, entre otras ayudas.

Por su parte, desde la Dirección Nacional de Vialidad, Distrito 12 Neuquén, se informó que se encuentra habilitada con extrema precaución la Ruta Nacional 40, en el tramo Barrancas- Buta Ranquil debido a banquinas descalzadas.