El gerente de Operaciones de la ENSI, Eduardo Scholz, explicó que se trata de un contrato que se inició en 2006. Informó que “el 3 de diciembre pasado terminamos de completar las 637 toneladas que nos pidieron” para la carga inicial de la central nuclear..

La Planta Industrial de Agua Pesada (PIAP) de Arroyito culminó el mes pasado la producción de 637 toneladas destinadas a la carga inicial de agua pesada de la Central Nuclear Atucha II, en la cual durante los últimos días se realizó la primera prueba en caliente y la prueba de presión del sistema primario y moderador.

El gerente de Operaciones de la Empresa Neuquina de Servicios de Ingeniería SE (ENSI), Eduardo Scholz, recordó que la compañía, que opera y administra la PIAP, firmó un contrato con Nucleoeléctrica Argentina SA (NA-SA) para la provisión de la carga inicial de agua pesada. “Lo comenzamos en 2006 y el 3 de diciembre pasado terminamos de completar las 637 toneladas que nos pidieron para Atucha II. Inicialmente eran 600 y después se anexaron 37 toneladas más”, explicó.

Indicó que las 637 toneladas fueron “exclusivamente para Atucha II, porque era un contrato que teníamos para completar la carga inicial. Entonces, en ese ínterin no podíamos desviar la producción”, aunque destacó que “tenemos pedidos de varias partes del mundo, hemos exportado a varios lugares y ahora estamos en una etapa de volver a intervenir en el mercado internacional”.

Scholz dijo que ahora se trabaja en “un plan para producir otras 52 toneladas, que son para NA-SA operativa. Son para reposición de las otras centrales, de Embalse, Atucha I y, eventualmente, lo que pueda seguir requiriendo Atucha II. Después de ahí entraríamos en un nuevo contrato, que es lo que se está discutiendo en este momento y tratando de ver cómo llevar adelante”.

Explicó que la producción de las 637 toneladas demandó unos seis años de trabajo porque “hubo etapas de acomodar la planta”. “La planta venía de un largo tiempo de parada y eso llevó un poco a las demoras, más todas las paradas programadas que tenemos”, señaló.

El gerente destacó que “la planta hace tiempo que está funcionando muy bien, a pesar de que veníamos de un largo tiempo de parada, lo cual llevó a que muchos equipos deban ser reparados o modificados. Realmente la performance y cómo se está comportando en estos momentos es muy buena”.

Por último, Scholz comentó que “la intención de la Argentina es hacer una nueva central nuclear” y aseguró que si se trata de una con “el proceso actual de uranio natural-agua pesada, nos favorece enormemente”. “Tendríamos una producción asegurada, ya sea para una central más de un módulo, que llega hasta 600 toneladas, o de dos módulos, que se está hablando y son 1.200 toneladas. Da un horizonte muy grande de varios años de producción”, agregó.

Según informó NA-SA, entre febrero y abril se hará la segunda prueba en caliente de Atucha II. Luego se drenará el agua liviana usada para las pruebas, se procederá al secado absoluto de todos los sistemas, y se cargarán el reactor y los sistemas nucleares con el agua pesada producida en la PIAP. Así, la central quedará en condiciones de iniciar la puesta en marcha nuclear para posteriormente generar energía eléctrica e integrarse al Sistema Interconectado Nacional.