La Orquesta Sinfónica se presenta en el Cine Teatro Español

marzo 30, 2009

Como parte del ciclo La Sinfónica en el Español, el próximo viernes se presentará con piezas de Beethoven, Ravel y Mozart.

La Orquesta Sinfónica de la Fundación Banco Provincia del Neuquén se presentará el próximo viernes a las 21 en el Cine Teatro Español, Avenida Argentina 235. Continuando con el ciclo La Sinfónica en el Español, la orquesta dirigida por el maestro Andrés Tolcachir interpretará la Obertura Egmont Op. 84, de Beethoven ; Introducción y Allegro, de Ravel, solista Mara Diniello en arpa; y la Sinfonía N° 40, de Mozart. 

Las entradas tienen un valor de 10, 20 y 30 pesos y están a la venta en el local de música de Avenida Argentina 261.

La solista

Mara Paula Diniello, arpista, nació en la ciudad de General Roca en la que inició sus estudios de arpa con la profesora Clelia Mertens y egresó del Conservatorio Nacional “Carlos López Buchardo” de la ciudad de Buenos Aires en la cátedra de la profesora Hilda Perín.

Continuó su perfeccionamiento con el arpista Oscar Rodríguez D´Ocampo. Realizó Seminarios de interpretación con las arpistas Marielle Nordman (Paris), Susann McDonald (USA), Carol Mac Laughlin y mediante una beca de Repsol YPF, con la solista Magdalena Barrera (España).

Se ha presentado como solista junto a la Orquesta Sinfónica del Neuquén en ciudades de Argentina y Chile, bajo la dirección de los maestros Reinaldo Labrín, Nicholas Rauss y Andrés Tolcachir.

Fue seleccionada por el jurado de la Asociación de Intérpretes Clásicos Argentinos para presentarse como solista en el marco del ciclo de conciertos de jóvenes intérpretes 2002. Cuenta con tres CD grabados, dos en carácter de solista y uno como parte de “Patagonia Clásica” en música de cámara junto al flautista Marcelo Álvarez.

Participó de importantes ciclos, entre ellos, ciclo de Conciertos de Paihuén, ciclo de la Fundación Via Regia, Centro Hípico y Museo Nacional de Bellas Artes de la ciudad de Buenos Aires, Semana Musical de Llao Llao 2005, “38º Semana Musical” del Frutillar, Chile, ciclo Pertenencia del Fondo Nacional de las Artes y en el III RioHarp Festival de Río de Janeiro, Brasil.

Actualmente se desempeña como arpista solista en la Orquesta Sinfónica del Neuquén.

Las obras

Obertura Egmont Op. 84, de Ludwig van Beethoven (1770-1827). La obra exalta el heroísmo de Egmont quien al lado del conde de Horn y de Guillermo de Orange, protestaron por el establecimiento de la inquisición en los países bajos, en 1565 Egmont se entrevistó con Felipe II, para tratar de suavizar su política religiosa hacia los países bajos, el monarca le hizo creer que permitiría la libertad religiosa de los ciudadanos flamencos, al año siguiente los calvinistas iconoclastas derribaron y quemaron las imágenes de santos veneradas en los templos, hecho que propició la llegada a Flandes del duque de Alba al frente de un ejército para encontrar y castigar a los culpables, instaurando el tribunal de los tumultos el cual confiscó propiedades de presuntos herejes y condenó a muerte a cientos de ciudadanos inocentes, entre ellos a Egmont y Horn quienes pese a demostrar su lealtad al rey fueron decapitados en la plaza mayor de Bruselas.

El texto es de Johann Wolfgang von Goethe, musicalizado por Beethoven entre octubre de 1809 y junio de 1810.

La obertura inicia con oscuros y amenazadores acordes en la tonalidad de Fa menor, semejando la fuerza opresora española, una frase descendente es dibujada por el oboe, imitada por clarinete y fagotes, de esta frase se desprende el motivo que une la introducción con el allegro, con frases descendentes, los violoncellos vertiginosamente describen el inicio de la rebelión, después de un breve desarrollo se expone el material presentado, los bronces llaman a la batalla, siendo ellos mismos quienes en vigorosa fanfarria cantan la victoria en el allegro con brío. Ahora en la tonalidad de Fa mayor las trompetas parecen acelerar el tiempo en el jubiloso grito de independencia, definido por Beethoven como la victoria del valiente Egmont y de la libertad humana.

Introducción y Allegro de Joseph Maurice Ravel (1875-1937), Solista: Mara Diniello en arpa. La obra de Ravel, frecuentemente vinculada al impresionismo, muestra un audaz estilo neoclásico y, a veces, rasgos del expresionismo, fruto de una compleja herencia y de hallazgos musicales que revolucionaron la música para piano y para orquesta. Reconocido como maestro de la orquestación y por ser un meticuloso artesano, cultivando la perfección formal sin dejar de ser al mismo tiempo profundamente humano y expresivo.

La producción musical de Ravel abarcó prácticamente todos los géneros: la música pianística en forma de piezas sueltas y suites, donde se encuentran algunos de sus más valiosas obras. La música de cámara -un trío, un cuarteto, dos sonatas con violín, la sonata de violín y cello, Introducción y Allegro, siempre obras muy trabajadas, como si fueran cada una la culminación de una serie.

Sinfonía Nº 40 de W. A. Mozart (1756-1791), en sol menor KV 550 es una sinfonía de Wolfgang Amadeus Mozart, que finalizó su composición el 25 de julio de 1788. Se la llama “gran” sinfonía en sol menor para distinguirla de la “pequeña”, la n° 25, también compuesta en sol menor. Estas dos son las únicas sinfonías que compuso Mozart en clave menor, quizás con la única excepción de una temprana sinfonía en La menor, descubierta recientemente y conocida como la Sinfonía Odense.

Esta sinfonía fue muy apreciada por los músicos románticos a causa del sereno equilibrio que se combina con su sombría expresión. Mozart, sirviéndose de todos los recursos de la técnica musical y sin abandonar los medios propios del estilo clásico, consiguió que su drama personal quedara patéticamente reflejado en ésta obra. Aunque la escritura de la Sinfonía Nº 40 no es particularmente innovadora y su orquestación es incluso más reducida de lo habitual, la compleja estructura de los movimientos corresponde a un deseo de profundidad en los más íntimos sentimientos del alma humana.