Este dispositivo de atención integrada de las violencias que afectan a mujeres, niñas, niños, adolescentes, personas con discapacidad y personas adultas mayores atendió 7.008 situaciones desde su creación a la fecha. Disponible las 24 horas los 365 días del año, su equipo está conformado por 40 profesionales.

Con más de 7.000 situaciones atendidas y con un equipo de 40 profesionales distribuidos en toda la provincia, la #Línea148 cumplió ayer tres años de funcionamiento, como parte de un dispositivo para la atención integrada de las violencias que llevan adelante el ministerio de Ciudadanía, acompañado en su parte asistencial por Desarrollo Social y Trabajo.

Se trata de un dispositivo que funciona a través de una línea telefónica gratuita como un servicio accesible, oportuno y profesional que asiste a la ciudadanía en situaciones de violencia, acortando las distancias. Está disponible las 24 horas los 365 días del año.

En declaraciones periodísticas, la coordinadora provincial de la Línea, María Soledad Crespín, señaló que “a tres años de andar este proyecto sentimos superadas las expectativas, no solo por el trabajo que se hace de manera sostenida, sino por todo lo que sucedió a partir de ese momento”.

“Empezamos con la mínima cantidad de recursos humanos respecto de la conformación del equipo. Hoy somos más de 40 personas las que trabajamos en la Línea; por eso siempre estoy admirada por la cantidad de trabajo que pudimos realizar y sostener en estos tres años”, agregó Crespín.

Recordó que el objetivo inicial fue instalar un dispositivo “superador y novedoso en varios aspectos, entre ellos, la población a la que estaba destinada; y la característica de que fuera para toda la provincia y no solo para Neuquén capital”.

“Si bien decimos que trabajamos con cuatro poblaciones vulnerables, lo cierto es que la violencia atraviesa en todos los niveles. Además, se complica no sólo por la violencia, sino por el entorno en el que se encuentra la persona que llama”, agregó Florencia Romero, al frente del equipo de supervisoras de la Línea.

Esas cuatro poblaciones vulnerables a las que se refería son mujeres, niñas, niños, adolescentes; personas con discapacidad y personas adultas mayores.

“Quizás la tarea más compleja y que este año pulimos mucho fue el trabajo interinstitucional, para abordar las problemáticas de una manera integral”, agregó Romero.

Desde su creación, la Línea 18 atendió 7.008 situaciones, de las cuales 4.818 fueron situaciones de mujeres que se comunicaron por todas las modalidades de violencia que reconoce la ley 2876. Cada situación implica un mínimo de tres llamadas telefónicas.

Se trata de un dispositivo que funciona a través de una línea telefónica gratuita como un servicio accesible, oportuno y profesional que asiste a la ciudadanía en situaciones de violencia, acortando las distancias.