La Justicia decretó “caduco” el juicio por Campana Mahuida

julio 8, 2012

El Tribunal Superior de Justicia de Neuquén resolvió la caducidad de instancia de juicio iniciada por la comunidad mapuche Mellao Morales, en contra del emprendimiento minero en Loncopué.

La Justicia neuquina decretó esta semana la caducidad de instancia de juicio iniciado por la comunidad mapuche Mellao Morales contra la Corporación Minera del Neuquén S.E.P (Cormine), en reclamo de la nulidad del contrato firmado en 2007 con Emprendimientos Mineros S.A. para desarrollar en Loncopué el proyecto minero Campana Mahuida.

El Juzgado Civil N° 4 de Neuquén hizo lugar así a la solicitud de caducidad de instancia de juicio iniciada por Cormine en agosto de 2011, considerando que la comunidad mapuche no había impulsado el trámite desde diciembre de 2010.

En los juicios civiles como el iniciado por la comunidad Mellao Morales, la ley exige que sea la parte reclamante la que impulse el proceso; esto es, que sea quien inicia el juicio y pida al juez que el trámite avance. Pasados seis meses sin que se solicite al juez ninguna medida, se entiende que perdió interés en el juicio y se decreta la caducidad de instancia y el posterior archivo del expediente.

El proyecto minero Campana Mahuida se sustenta en un cuerpo de cobre diseminado, ubicado a 20 kilómetros de Loncopué y a 5 del río Agrio, en tierras pertenecientes a la comunidad Mellao Morales. Demanda una inversión estimada en 200 millones de dólares y asegura la creación de 350 puestos de trabajo directos, además del desarrollo de empresas y cooperativas de servicios asociadas con la actividad.

El emprendimiento también incluye, entre otras obras de infraestructura, la construcción de un puente sobre el río Agrio, a la altura de Huarenchenque, y una línea de alta tensión de Las Lajas a Loncopué.

El presidente de Cormine, Martín Irigoyen, precisó que en 1989 la empresa provincial solicitó los derechos mineros sobre esa área y se desarrollaron distintas campañas exploratorias hasta 1998. En 2007 –recordó-, intentó completar la exploración del área para verificar la cantidad y concentración de cobre existente, mediante la firma de un contrato con la empresa Emprendimientos Mineros S.A., la cual aportaría el capital necesario para realizar la exploración y, eventualmente, la puesta en producción del proyecto.

En noviembre de 2008 –agregó Irigoyen-, la Comunidad Mellao Morales inició un juicio contra Cormine reclamando la nulidad del contrato firmado con Emprendimientos Mineros. En el marco de esta instancia, el Superior Tribunal de Justicia suspendió para septiembre de 2009 la audiencia pública convocada a fin de discutir el proyecto minero.

Señaló que en diciembre de 2011, la justicia decidió el levantamiento de la medida cautelar que impedía la convocatoria a audiencia pública, considerando que no existían los motivos que originalmente motivaron la medida, es decir, la falta de información a la comunidad mapuche sobre el proyecto.

En agosto de ese año, Cormine solicitó se declare la caducidad de instancia del juicio en vista de que la comunidad mapuche no había impulsado el trámite desde diciembre de 2010, pedido que tuvo acogida favorable.

Irigoyen consideró que si bien la declaración de caducidad de instancia es apelable, esta situación “deja claramente expuesto que a la comunidad Mellao Morales y los grupos que la apoyan sólo les interesa extender el reclamo para así impedir el desarrollo del proyecto por el paso del tiempo”.

De confirmarse la caducidad de instancia decretada –señaló- “se abre la posibilidad del reclamo, por parte de Cormine SEP, de los daños y perjuicios que produjo el retraso del proyecto minero”.