El ministro de Producción y Turismo, José Brillo participó de la actividad. En la oportunidad, se realizó el lanzamiento del plan estacional denominado Neuquén Primavera Productiva.

La Huerta Protegida Terapéutica del Hospital Heller celebró ayer por la tarde su cuarto aniversario, con el acompañamiento del Programa de Desarrollo Agroalimentario (Proda), dependiente del ministerio de Producción y Turismo. En la ocasión, se realizó también el lanzamiento del plan estacional denominado Neuquén Primavera Productiva.

De la actividad participaron el ministro de Producción y Turismo, José Brillo; la coordinadora técnica de esa cartera provincial, Marta Perin y el director provincial del Proda, Ariel Zabert.

Durante el evento Zabert sostuvo que desde el Programa “damos inicio a la temporada primavera-verano. Estamos trabajando técnicamente en la producción de plantines para desarrollar el Plan Neuquén Primavera Productiva, que refiere a instalar en Neuquén la idea de una ciudad verde que produce y que la agricultura urbana sea una realidad para todos los neuquinos”.

Informó que como parte del plan se realizarán diversas actividades como “la instalación de globas en el centro de Neuquén, capacitaciones de cultivos urbanos en el Paseo de la Costa, comercialización de plantines y productos varios que se producen en las huertas”.

En este sentido, explicó que “la idea es hacer una fuerte promoción de la agricultura urbana en la ciudad de Neuquén y que la gente que aún tiene espacios reducidos pero tiene la voluntad de producir sus propios alimentos, pueda hacerlo”.

Por último, solicitó a las personas que “independientemente de su situación respecto de la tierra, si tienen mucho o poco, que se comunique con nosotros que seguramente le tendremos una respuesta o los podemos incluir dentro de las 20 huertas que están instaladas en diferentes barrios de la ciudad”.

Gabriela Villar, huertera del hospital Heller, recordó que “hace tres años esto era un baldío y hoy estamos muy contentos con proyectos por realizar como producción de hongos, comercialización de cremas y plantines”.

Más allá de las producciones y comercialización de lo que se produce en la huerta, Villar destacó “el fortalecimiento de los vínculos de los pacientes que están en tratamiento en el hospital. La huerta los ayuda y los fortalece”, y agregó que en ese espacio “somos todos huerteros y la conexión con la tierra nos hace crear lazos y encuentros de huerteros y no pacientes”.

Finalmente, consideró que habría que “crear más espacios así en el que las personas se sientan afectivamente contenidas, llenas de alegría y seguridad”.

Las actividades por el cuarto aniversario de la Huerta del Heller incluyeron una feria de productos de la Agricultura Urbana; un espacio de intercambio de semillas, plantines y saberes entre huerteros; un taller de cosecha y conservación de semillas y una radio abierta.

La huerta del Heller y el Proda

La huerta funciona hace cuatro años en un predio frente al hospital (ubicado en las calles José Marín y Godoy de la ciudad de Neuquén). Participan de ella personal del hospital, del Proda y huerteros, entre los cuales se encuentran vecinos de la comunidad, usuarios del servicio de salud mental y algunos de sus familiares. Funciona todos los días, pero los martes y jueves hay mayor concentración de actividades. En estos cuatro años, ha tenido un crecimiento sostenido que se evidencia en el aumento de la superficie de producción, el incremento de la cantidad de participantes y la diversidad de actividades que allí se realizan.

Desde sus inicios, la huerta se articula entre dos grandes objetivos: por un lado, propiciar un espacio de trabajo (productivo) y, por otro, generar un sitio de producción de lazo social. Ambos objetivos se plantean desde las dos instituciones participantes y se apuesta a lograr una articulación interinstitucional y transdisciplinar. Apunta a generar un espacio para la producción de alimentos, en el que se articulen tareas individuales y colectivas y se logren fortalecer responsabilidades de los participantes. Se hace énfasis en el trabajo y la producción y la posibilidad de una salida económica. Estos objetivos, a los que se apunta de manera simultánea, se articulan en todo el proceso de la huerta.

En ese espacio todos son huerteros configurando así un lugar de inclusión, donde todos tienen algo que aportar. Esta huerta es parte de la Red de Huertas Protegidas Terapéuticas de la provincia del Neuquén, que el Programa Proda acompaña, y de la que participan otros hospitales y centros de salud, como el hospital de Cutral Co-Plaza Huincul y el de Centenario; los centros de salud Sarmiento I de Centenario y del barrio Mariano Moreno; el Centro de Día Oeste; el Centro de Día Este; además de otros hospitales y centros de salud de la provincia.

Las Huertas Protegidas Terapéuticas son unidades de producción de agroalimentos, orientadas a la prevención, rehabilitación y promoción de la salud integral, atendiendo aspectos productivos pero también físicos, psicológicos y sociales, procurando así una mayor calidad de vida de las personas y las comunidades. De este modo contribuyen a generar condiciones de recuperación del lazo social, de hábitos productivos y laborales, de las vinculaciones afectivas familiares y sociales.