Están destinados a los pacientes del dispositivo de internación del Centro de Adicciones. Se llevan adelante todos los martes de enero y se extenderán hasta febrero.

La dirección de Masculinidades, dependiente de la subsecretaría de las Mujeres, lleva adelante encuentros con los pacientes que ingresan al dispositivo de internación del Centro de Adicciones del hospital Castro Rendón.

Los talleres se están realizando todos los martes de enero y se extenderán hasta febrero. El objetivo del equipo de Masculinidades, que depende del ministerio de Ciudadanía, es incorporar a todo el personal del servicio como del hospital para añadir la perspectiva de género en sus trabajos.

“En base a que los pacientes piensan sobre lo que son las masculinidades se empiezan a generar espacios de conversación que se relacionan con situaciones que les pasaron a ellos en su crianza, que nos sirve para relacionarnos con la masculinidad hegemónica y los mandatos de masculinidad. Desde ese lugar esperamos que les quede algo de lo que implica el consumo de drogas y ese riesgo de tener que sentirse siempre un poco más al momento de consumir”, expresó Nicolás Cerda, director de Masculinidades de la dirección de Equidad de Género.

Desde la subsecretaría se explicó que la actividad -motivada por el equipo del Centro de Adicciones para los meses de verano- es de suma relevancia, teniendo en cuenta que distintos análisis e indicadores dan cuenta de la estrecha relación que existe entre las adicciones en varones y los mandatos de masculinidad hegemónica.

“Los encuentros pretenden hacer una breve aproximación a la íntima relación que tienen el consumo de sustancias psicoactivas con la masculinidad patriarcal, ubicando ésta última como factor de riesgo en términos de la vida cotidiana de la salud pública y de los hombres. Por ejemplo, el alcoholismo y la masculinidad patriarcal están muy vinculados, ya que se destaca desde edades tempranas. Al hombre se le refuerzan y se le premian sus primeras experiencias en cuanto a la ingesta de alcohol, algo que no sucede con las mujeres”, reflexionó Gustavo Gómez, integrante de la dirección de Masculinidades.

“No es casual que en el campo publicitario encontrarnos al alcohol asociado con imágenes de poder patriarcal tales como el dinero, los bienes materiales, el prestigio, estar rodeado de mujeres, etc.”, agregó Cerda.

La secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas de la Nación (Sedronar), en su Estudio de Consumo de Sustancias Psicoactivas de 2017 en población de 12 a 65 años, expresa sobre la dependencia a la cocaína que el 80,5 por ciento corresponde a varones y el 19,5 por ciento a las mujeres. El 7 por ciento de los varones probaría droga si tuviera la ocasión, mientras que en mujeres es el 4,8 por ciento. Además, el 22 por ciento de varones consumió alcohol tres o más veces (se considera abusivo) en el último mes (2017) y el 12,7 por ciento de las mujeres lo hizo tres o más veces.

Desde la subsecretaría se indicó que en este contexto de la masculinidad hegemónica se busca poder detectar desde la política pública los factores de riesgo que tienen este tipo de conductas hacia las mujeres, niñas y niños, como así también para con otros hombres y sí mismos.