En un restaurante de una chacra de Centenario se sirvieron platos elaborados con recetas únicas. El evento se realizó como parte del Sello de Distinción Neuquina.

Una restaurante de chacra en Centenario fue escenario el fin de semana de un almuerzo de cocina rural el marco del Sello de Distinción Neuquina y organizado por la Subsecretaria de Turismo de la Provincia del Neuquén. El encuentro con reconocidos chefs fue el inicio de un ciclo de cocina neuquina que recorre varias ciudades y continuará en 2018.

El subsecretario de Turismo, Andrés Méndez subrayó que “lo que pretendemos es poner en valor parte de la gastronomía neuquina, con productos de alta gama, de excelente sabor y producción, y de esa manera apalancar el desarrollo de la actividad turística». La propuesta recorrerá Neuquén Capital, Picún Leufú, San Martin de los Andes, Villa La Angostura, Zapala, Chos Malal y Andacollo.

Por su parte, el anfitrión del restaurante La Casa del Flaco, José Ortuño, señaló que “nuestra cocina viene de la cultura del agro, de lo rural y del norte neuquino; y desde varias generaciones elaboramos estas recetas. Hay que ir cambiando la forma de pensar a la hora de consumir, y apostar a productos sanos, nutritivos y de alta gama”, agregó.

El menú en cuatro pasos

Para la recepción se sirvieron tortas fritas con jamón crudo, pasta de espárragos, ensalada de achicoria y pera, con una empanadita de cordero.

El segundo paso se ofreció un cerdo de la chacra marinado en merken (aji cordillerano) y tomillo. Se acompañó con chimichurri de merken y tomillo.

Después vino el asado de novillo neuquino, y finalmente los comensales se deleitaron con un postre de manzanas envueltas en manteca de almendras y helado de peras.

Sobre el Sello de Distinción Neuquina

El Sello de Distinción viene a puntuar la calidad del establecimiento gastronómico, los  alimentos y productos a utilizar, y la estructura del lugar. Un premio a la calidad.

Tiene el objetivo de fomentar el consumo y la producción local, y promocionar a los destinos turísticos y la gastronomía regional de la provincia del Neuquén.

La carta de cada establecimiento debe contar con un menú con productos típicos según la preferencia del cocinero. En este sentido el manual identifica dos categorías de alimentos. Por un lado los típicos: trucha, piñón,  pera, chivito, trucha, ciervo,  pera, manzana, frutos rojos finos, piñón, cordero patagónico, cereza, ñaco, jabalí ahumados: y por otro lado lo provenientes: miel, vino, cerveza, sidra, girgolas, hongos, pavo, cerdo, conejo, te, frutos secos, vinagres saborizados, aceite de oliva, helado, chocolate y licores.

Los destinatarios del sello son los establecimientos neuquinos que – de acuerdo a las normas legales, sanitarias y de seguridad vigentes- , prestan al público en general el servicio de alimentos y/o bebidas, para ser consumidos en el lugar o en sus anexos, de manera habitual y mediante un precio; y que actúan como complemento de la actividad turística.