Con el acompañamiento del ministerio de Niñez, Adolescencia y Juventud y la subsecretaría de Discapacidad, un joven neuquino será el único representante patagónico en un Programa para Jóvenes Líderes de la Embajada de Estados Unidos.

Lisandro Lorenzen Cosa se encuentra en preparativos para vivir una experiencia única como embajador de la provincia del Neuquén en una iniciativa de la Embajada de Estados Unidos. Con 17 años y estudiante del quinto año en el colegio Jean Piaget de la ciudad de Neuquén, participará desde el 13 de marzo hasta el 1º de abril del Programa Jóvenes Embajadores 2020.

El programa está dirigido a personas de 15 a 17 años que se interesen por el desarrollo comunitario como referentes en sus comunidades y el intercambio multicultural.

Lisandro formó parte del Tercer Foro Provincial de Adolescentes 2019, que fue organizado por la subsecretaría de Niñez y Adolescencia y se desarrolló en Villa La Angostura. Esa experiencia lo movilizó y así lo recuerda: “La experiencia en el Foro el año pasado me pareció muy empoderante; quedé en contacto con la ministra (Sofía Sanucci Giménez), quien desde aquel momento se puso a disposición de los jóvenes que participamos. Cuando empecé con esto no dudé en comunicarme y ella me puso en contacto con la subsecretaría de Discapacidad, que fue muy útil para mí. Me sentí acompañado y eso es muy gratificante”.

“Mi participación en el Foro de adolescentes me sirvió para que mis pares puedan enseñarme cosas a mí y también darme cuenta que hay otras realidades, porque a veces uno vive en la capital, cree que la capital es el centro del mundo y se olvida que hay otras localidades. Me llevé muchísimas herramientas y me despertaron el interés en distintos temas. Pero principalmente, saber que hay un ministerio que está ahí para vos, que te va a acompañar en tus proyectos y que va a estimular tu crecimiento como persona”, contó el joven.

La ministra Sofía Sanucci Giménez recibió a Lisandro y destacó que “encontrarse con quienes quieran y se animen a ir por sus objetivos es muy gratificante. Él tiene una energía que contagia a sus pares y vamos a acompañarlo en su proyecto. Es la demostración de la importancia que tiene dar oportunidades para que los protagonistas sean los propios adolescentes, una decisión política del gobernador Omar Gutiérrez y una de las banderas de nuestro ministerio”.

Al aplicar al Programa, Lisandro tuvo que describir alguna problemática de la comunidad a la que pertenece y su área de aplicación tiene que ver con discapacidad. “Me preocupa ver gente usuaria de sillas de ruedas, carros de bebés, personas con disminución visual que tienen que transitar por la calle, porque la ciudad no está muy preparada para ellos”, indicó el joven.

El proyecto que presentó al postularse está siendo acompañado por la subsecretaría de Discapacidad. “Me dieron mucho material y quedaron a disposición. Hay un montón para aprender, uno piensa en discapacidad y lo asocia a una silla de ruedas y no siempre es así; hay discapacidades que no se ven, hay palabras que se usan incorrectamente; hay un cambio social para hacer más allá de lo edilicio que es lo que yo más mencioné en mi proyecto. Se puede abordar desde un montón de lados”, indicó Lisandro.

El proyecto terminará de tomar forma una vez que el joven pase por el programa, donde recibirá herramientas para su diseño e implementación; y a la vuelta del viaje trabajará en su desarrollo. “Ya estoy en contacto con un grupo de mi colegio que también participó del Foro, que se engancharon y empezaron a investigar; están súper proactivos y creo que en abril ya estaríamos con el proyecto terminado. Será una construcción con la gente de Discapacidad también, porque nadie mejor que ellos saben lo que hace falta”, explicó.

El Programa

“Cuando conocí el Programa, me interesó y me postulé cuando se abrió la convocatoria. El objetivo es desarrollar habilidades de liderazgo, creatividad y pensamiento crítico a través de actividades enfocadas en el desarrollo comunitario y la participación cívica”, dijo Lisandro.

Entre los antecedentes que se tuvieron en cuenta para su selección se destacó el hecho de que Lisandro fue fiscal de mesa, participó de actividades voluntarias y fundó el centro de estudiantes de su colegio.

En Estados Unidos estará tres semanas a partir del 10 de marzo, iniciando el recorrido en Washington y luego le designarán el destino a cada becado en algún Estado de aquel país, donde podrán convivir con familias anfitrionas y sumergirse en la cultura e idiosincrasia. Al regreso al país comienza la última etapa del Programa, que consiste en presentar el proyecto aplicado a la localidad de origen. Luego, la embajada define qué proyectos contarán con apoyo económico y auspicio para la concreción.

Sobre la representación de la provincia en el exterior hizo hincapié en las particularidades que la destacan: “Neuquén les da importancia a problemáticas que otras provincias no, un cambio de panorama impresionante. Se le da importancia a la juventud o la discapacidad, a grupos que siempre fueron silenciados o invisibilizados. Hablando con compañeros de las otras provincias eso les llama la atención. Además, Neuquén es conocida como la capital de los Derechos Humanos, es pionera en eso. Y creo que es lo principal que tengo para contar de nosotros, la ampliación de derechos que hay en los últimos años y por supuesto el lugar hermoso en el que vivimos”.

El programa se desarrolla en la Argentina desde 2007, cubre todos los gastos de los seleccionados y entre otros requisitos los postulantes deben hablar inglés, pertenecer a una escuela pública o pública de gestión privada y que les quede al menos un año de escuela por delante. A la convocatoria de la Embajada se presentaron 500 adolescentes del país, en la pre selección quedaron 50 y finalmente fueron 13 los seleccionados de varias provincias, siendo el neuquino el único representante de la Patagonia.

Repercusiones

Con la responsabilidad y compromiso asumidos es consciente de que su experiencia ya es inspiradora para sus pares y es su interés contarla a su regreso y motivar a que otros sigan sus pasos. “A mis compañeros de la escuela les impresionó, se interesaron y tengo pensado en dar charlas a la vuelta; contar la experiencia, que se conozca la iniciativa y participen”, señaló.

“El programa tiene una mirada amplia, da lugar a las minorías; al contrario de lo que uno pueda suponer que las minorías vayan a tener menos oportunidades. Tienen consideraciones con las etnias oprimidas, las cuestiones de identidad de género, una política de no excluir a nadie ni por su condición económica, de color de piel o su religión. Es un enfoque interesante, porque no es aplicable para personas que ya hayan viajado a Estados Unidos, por ejemplo, porque la idea es darle la oportunidad a quienes no podrían hacerlo de otro modo”, manifestó.

En su proyección futura aparece seguir estudiando, postularse a otro programa para continuar sus estudios en el exterior o continuar en Buenos Aires y estudiar Relaciones Internacionales, Ciencias Políticas o Derecho.

Reconoce el acompañamiento de la familia y su escuela para desarrollar la curiosidad, el ayudar al otro como incentivo para empezar con sus proyectos a temprana edad.